Un alto nivel de acrilamida, compuesto potencialmente cancerígeno, detectó una investigación del Departamento de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Universidad Católica (UC) en productos de pastelería de consumo masivo en Chile.

El estudio, desarrollado con apoyo del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, determinó que el berlín contiene 138 microgramos de acrilamida por kilo, a diferencia del küchen y el pie de limón que registraron 83 y 78 microgramos de acrilamida por kilo, respectivamente.

A pesar de que los niveles más altos de este compuesto se encuentran en las papas fritas o las galletas, su alto nivel de consumo es preocupante por la ingesta de este contaminante químico.

Otros productos tradicionales con altos niveles de este compuesto son la torta de bizcocho, el queque y el brazo de reina, con 37, 34 y 21 microgramos de acrilamida por kilo, respectivamente.

El análisis también incluyó las donas, las que arrojaron 298 microgramos de acrilamida por kilo, más del doble que el tradicional berlín chileno.

/gap