Desde el próximo mes de octubre, tres carabineros se encontrarán durante dos horas en cada uno de los locales de Starbucks de todo el país, simplemente para tomarse un café y conversar con quienes lo deseen.

Esto forma parte de una estrategia comunicacional de la institución que busca mejorar los niveles de confianza que tienen los uniformados, la que desde el 2017 dejó de ser una de las instituciones más confiable del país a raíz del millonario fraude o de la fallida Operación Huracán.

La idea surgió luego de conocer los positivos resultados que existieron en la policía de Boston, Estados Unidos, con la campaña “Coffee with a Cop” junto a Starbucks.

En redes sociales, la noticia no pasó desapercibida, pero como era de esperarse, pocos se tomaron con seriedad el tema, mientras que la gran mayoría dejó fluir su creatividadcon llamativas burlas a la policía uniformada.

🐓 a veces 🐥@Gonzologo

“ven p’acá, quiero invitarte un café con leche”