Si la “U” tocó fondo en el Superclásico del Monumental, una semana después el técnico Darío Kudelka decidió quemar las naves y renunciando a sus preceptos tácticos iniciales remodeló un equipo que, está claro, nunca entendiò aquella frase fundacional de que “el futuro está en el arco del frente”.

Para ganarle a un pujante Temuco, los azules apelaron a otro esquema de bastante protecciòn defensiva, con tres centrales (Jara, Vaz y Vilches) y, especialmente, un mediocampo dinámico y cinchador que tiene de despliegue todo lo que carece de de otras virtudes. En esa zona la “U· armò un carrusel táctico de interesante desarrollo, con Espinoza y Reyes compartiendo la recuperaciòn, sin que Guerra se restase a la tarea destructiva, lo que aseguraba mayor presencia que cuando Lorenzetti o Pizarro estacionan su juego en esos sectores del campo.

Acaso esa misma dinámica que le impregnó otro cariz al equipo haya catalizado un mejor desempeño del venezolano Soteldo, convertido en la figura de un triunfo (2-1) que nunca tuvo demasiado de sobra ni fue exento de urgencias.

Por veleidades del torneo, luego de la derrota de Colo Colo y el empate de Católica, el triunfo azul acercó al cuadro de Kudelka a sólo 7 puntos de la cima, en una proximidad que estimula la recuperación de esta “U” que sigue sin consolidar una propuesta confiable. En beneficio del cuestionado entrenador argentino quedade el reconocimiento de su elogiable honestidad en la autocrítica, incluso para decir que “no puedo estar conforme a pesar del triunfo ni podría decir que estamos cerca de ser el Manchester United o algo así”. En rigor, una saludable franqueza que lo distancia para siempre de aquellas fantasías compartidas por Ángel Hoyos cuando comparaba a su equipo con el Barcelona y a Jara con Piqué…

Escrito por Por Daniel Pérez Pavez para Estudio Estadio