La historia vuelve a repetirse, una vez más. La católica no puede ganar  a Unión Española en el recinto hispano.

Ayer con un día grato para ir al estadio y ver un triunfo cruzado, el destino quiso otra cosa.

Cuando la contienda ya expiraba y la barra cruzada cantaba celebrando el triunfo, los rojos de Santa Laura, le arruinan la tarde a Universidad Católica

y no la dejan alejarse de su perseguidor más cercano, la Universidad de Concepción, que queda a 2 puntos de la U.C.

En el partido jugado ayer, los méritos son del equipo rojo de la plaza Chacabuco, que instaló en la cancha muchos delanteros, obligando a los cruzados a echarse atrás y dejando solo a “Sacha” Sáez, como ha sido la tónica de la mayoría de los partidos jugados por la ucé.

No se puede perder un partido sobre la hora, en el minuto 91 y dejar escapar dos puntos que nos permitiría irnos tranquilo al receso de las próximas dos semanas. Durante este descanso, que le permitirá al entrenador de San Carlos de Apoquindo, reflexionar y analizar sus planteamientos de juego, que no logran buenos resultados, a pesar de liderar el campeonato con 45 puntos.

El partido jugado ayer, causó molestia en la hinchada, porque la única llegada al arco hispano, fue el tiro libre que Carlos Lobos que convierte un golazo en el arco que defendía Diego “mono” Sánchez, en el minuto 31.

Quiero terminar mi comentario de hoy, enviando un mensaje a Beñat San José:

 

“EN CHILE, NINGUN EQUIPO HA SIDO CAMPEON, CON  EMPATES”

por Fernando Ocaranza Yñesta

Hincha Cruzado