Siguen los conflictos al interior del Frente Amplio. Esta vez la protagonista fue la diputada Pamela Jiles, quien renunció a la presidencia de la Comisión de Familia de la Cámara Baja.

La determinación la adoptó luego de que la sanción en su contra fuera aprobada con votos de Vlado Mirosevic y Renato Garín en la comisión de Ética.

La actitud afrentosa de esos dos diputados y el silencio cómplice me obligan a actuar de la única forma que conozco: con la moral y la razón“, expresó la parlamentaria en una declaración que leyó ante los miembros de la comisión.

La dignidad de nuestros muertos no se sanciona. En este acto, presento mi renuncia“, agregó antes de retirarse de la instancia.

La semana pasada, la diputada humanista fue sancionada por decisión unánime de la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados, luego de haber encarado a su par UDI Ignacio Urrutia, quien calificó de “terroristas con aguinaldo” a las víctimas de la dictadura en abril pasado.

El episodio se volvió aún más polémico porque Mirosevic (PL) y Garín (RD) no habrían respetado un acuerdo con el Partido Humanista (PH) para rechazar la sanción contra la parlamentaria.