El incremento de los pasivos laborales debido al ajuste del salario mínimo a 1.800 bolívares soberanos traerá como consecuencia un aumento de precios y más despidos y cierre de empresas, según predicen economistas.

Carlos Hermoso explicó que aunque se realicen cortes anuales de prestaciones sociales, estos no pueden superar legalmente el 75%, de manera que se va acumulando una cantidad de dinero que termina siendo fatal para muchas empresas. “Es brutal el incremento de los pasivos, y eso tiene varias posibles consecuencias: O se cierra la empresa, o se despiden empleados, o se aumentan los precios para poder cubrir ese incremento en los costos”.

Esto coloca a los trabajadores más antiguos en la mira cuando se busca hacer reducción de personal: Son los que más altas prestaciones acumulan, ya que se les debe reconocer la antigüedad a 1.800 bolívares soberanos.

Se elimina la escala salarial

Para el también economista Ronald Rivas un incremento tan dramático del salario mínimo elimina la escala salarial: “La mayoría de las empresas hará un esfuerzo por llegar a pagar 1.800 bolívares a los empleados, de manera que todos van a ganar esa cantidad, los empresarios ya no van a poder pagar mucho más a sus empleados de altos cargos. Actualmente no hay un nivel de producción que permita costear ese aumento”, indicó.

Impacto psicológico por incertidumbre

Rivas subraya el impacto psicológico que tiene en los comerciantes el hecho de que el Ejecutivo no aclare oficialmente todo lo relacionado con el ajuste. “Hay mucha angustia. El Gobierno dice que se va a hacer cargo de los primeros tres meses, pero no se sabe cuáles van a ser los requisitos. Los trabajadores tienen miedo de ser despedidos o de que sus empleadores cierren. Hay un desgaste físico y emocional generalizado”.

Hermoso coincide en que la falta de información oficial ha generado nerviosismo tanto en trabajadores como en comerciantes y empresarios.

/psg