“¿Dónde está la plata de la corrupción? Parte en grandes propiedades que tienen y partes guardada por ahí, con refrigeración, como lo hacen los narcos para que no se la coman los ratones”. Esas palabras del gastronómico Luis Barrionuevo levantaron polvareda mediática. Cuando le consultaron de dónde había sacado tal ocurrencia, suelto de cuerpo respondió: “Son años que uno tiene en esto… Lo vi en la serie ‘Narcos’”.

La serie de Netflix muestra cómo el narcotraficante colombiano Pablo Escobar recaudaba miles de millones de dólares que, paradójicamente, le ocasionaban más de un problema esconder. Y deja entrever situaciones absurdas como que el 10% de sus más de 20 mil millones de dólares fueron devorados por ratones que encontraron su dinero escondidos en paredes o deteriorados por la humedad al estar enterrados en campos agrícolas.

Dólares en fajos, confiscados tras un caso de corrupción.

Dólares en fajos, confiscados tras un caso de corrupción.

Pero, ¿dónde hay que guardar el dinero para preservarlo l de amenazas externas como humedad, luz y roedores?

Vicedirector del Centro de Celulosa y Papel del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Marcelo Novaresi explica que “el dinero esta producido para que sea resistente al uso diario, como la materia grasa que tenemos en nuestras manos, la luz, el sol y la humedad. De por sí, es fuerte por el tipo de fibra con el que está hecho: algodón o lino, o las dos. Tiene debilidades a ciertos actores nocivos como los hongos, que si avanzan se comen el papel.  El hongo es el máximo enemigo de todo material que contenga celulosa”.

Guardar la plata en un espacio refrigerado le parece ilógico a Novaresi. “El dinero no necesita estar a temperatura fría, sino que alcanza con tenerlo en un lugar seco. Una heladera puede resultar contraproducente por su humedad”.

Entonces, ¿qué sustento tiene lo de Barrionuevo? “Para mí es una pavada. Por otro lado, el billete que circula se aja, se arruga y se va gastando, mientras que un billete en un fajo permanece intacto, nuevo. Eso de que por no usarlo o no moverlo se arruina también es un mito”.

¿Y qué hay si guardamos la plata debajo del colchón? “El problema en este caso es que la plata se expone a insectos o roedores. Los ratones son una amenaza: ahí Barrionuevo no le pifió ”, dice el experto

¿Y dónde guardan la plata los argentinos? ¿Cuál es el lugar más seguro para su protección? “Las cajas de seguridad metálicas siguen siendo las más confiables”, responde Mabel Esteve, directora del Museo del Banco Central Héctor Janson. “Acá en el museo somos muy estrictos con el cuidado de billetes antiguos (hay especímenes de 1823 en adelante), a los que limpiamos constantemente con guantes para luchar contra los microorganismos que pueden corroer el papel. No nos olvidemos que el billete argentino está hecho con fibra de algodón, lo que permite ver más claramente las marcas de agua de cada ejemplar pero, a la vez, no es tan resistente como el dólar, que contiene lino y algodón, que lo hace más fuerte”. Esteve no aconseja guardar el dinero en cajas de madera, “debido a que generan manchas y exudan gases que podrían oxidar el dinero y echarlo a perder”.