Tras conmemorar los 45 años del golpe militar en el Cementerio General, desconocidos atacaron la tumba del ex senador UDI, Jaime Guzmán.

En en lugar, se pueden apreciar rallados que rezan “traidor” y “asesino”. La situación fue rápidamente rechazada por la senadora Jacqueline van Rysselberghe: “Es francamente impresentable, este tipo de violencia no puede seguir en el país, es el tipo de violencia que, si se valida, deteriora la democracia”.

Junto con ello, la timonel de la UDI pidió a los demás partidos a rechazar este hecho: “Queremos hacer un llamado a todas las fuerzas políticas, sobre todo a los partidos de izquierda, a que condenen este acto. Nosotros creemos que si no se condena y se valida la violencia como un mecanismo de actuar lícito en política, es un comienzo del deterior de la democracia”.

El presidente de RN, Mario Desbordes, condenó el ataque “perpetrado contra la tumba del ex senador Jaime Guzman, por violentistas amparados en la marcha por los DDHH. Solidarizamos con la UDI y llamamos a los organizadores a condenar con claridad lo ocurrido”.

En tanto, el timonel del PRI Demócrata, Eduardo Salas, sostuvo que “esto se suma a la intolerancia beligerante de una izquierda que todavía no comprende que la violencia política es incompatible con la democracia”.

El Gobierno también rechazó el ataque. La ministra Segegob, Cecilia Pérez, señaló que “nada justifica la violencia y el odio, a propósito de ninguna fecha, causa o defensa de ideas (…) Una sociedad mejor se construye con respeto, tolerancia, reflexión y real voluntad democrática”.

Esta no es primera vez que el mausoleo del fundador de la UDI -quien fue asesinado en 1991 en un atentado del FPMR- se vio afectado, pues había ocurrió anteriormente el 2015 y 2016 bajo el mismo contexto de la romería.

UDI@udipopular

Condenamos enérgicamente los desmanes y actos de odio que sufrió la tumba de nuestro fundador , la bajeza y delincuencia hoy demostrada sólo nos empujan con más fuerza a seguir trabajando por nuestros valores y principios.