En medio de los problemas que ha tenido la exposición a los mercados latinoamericanos, específicamente en Argentina y Brasil, las firmas con presencia en Perú han logrado buenos resultados. Entel, Ripley, Parque Arauco y Falabella recibieron un impulso en sus negocios en el segundo trimestre gracias al desempeño en el país vecino. Una tendencia que, según los analistas, debiera seguir, aunque recomiendan atención al impacto “no recurrente” del Mundial y al precio del cobre.

“Perú sigue siendo un mercado atractivo, especialmente en el contexto regional, gracias a una combinación del ciclo macroeconómico global y cambios estructurales que debieran llevar a un crecimiento muy por encima del promedio regional”, dicen los estrategas de Itaú Administradora General de Fondos. Agregan que, sin embargo, “con una economía bastante abierta, queda más expuesta a los factores globales que están afectando el crecimiento, los precios de commodities y el sentimiento hacia los mercados emergentes”. De todos modos, su economía va al alza: recientemente, el gobierno elevó de 3,6% a 4% su proyección del PIB para 2018.

“Perú, junto a Chile, son dos de los países más estables de la región”, dice Guillermo Araya, gerente de estudios de Renta 4 y quien sobrepondera acciones cuyos ingresos vengan mayormente de ambos países.

Nicolás Schild, responsable de Equity Research de Santander GCB, señaló que el segundo trimestre fue mucho mejor en Perú que en Chile. “Pero hay que limpiar los efectos del Mundial en el retail : las ventas de TV y de comida se dispararon por el fútbol, mientras que las tiendas de mejoramiento del hogar tuvieron un mal desempeño”, dice Schild.

La economía peruana se encuentra en un proceso de recuperación, tras dejar atrás el cambio político de comienzo de año. “La inversión está repuntando, tanto por el componente público (en parte, por los esfuerzo de reconstrucción tras los estragos de El Niño de 2017), como por la minería y la construcción”, dice Miguel Ricaurte economista jefe de Itaú, quien destaca la mejora del empleo y los salarios por su impacto en el consumo.

Un factor que beneficia a firmas como Ripley, la que genera el 34% de sus ingresos en Perú. También destacan a Parque Arauco (28,3%), Falabella (24,6%) y Entel (24%). Más atrás están Enel Américas (14,2%) y Cencosud (9,4%).

/gap