Otra vez estamos a la espera de modificar o hacer una reforma al sistema previsional vigente en nuestro país, parece cuento, pero esa historia es demasiado conocida y el final nunca termina de escribirse.

Cada candidato a la presidencia y su conglomerado, utilizan el sistema de pensiones, para obtener votos en temas tan sensible como son, entre otros, las pensiones miserables de nuestro país. Sin embargo, cuando estas sugerencias o mejor dichos estos análisis, comisiones, estrategias en este tema, llegan al congreso para su discusión, ya es sabido que sólo terminan en rechazos por los partidos que son adversos al gobierno de turno.

De esta manera, van pasando los años y ninguno cede, por lo tanto. todo queda en nada, y será hasta la próxima candidatura presidencial donde se retomará esta problemática y tendremos el mismo final, porque ellos viven una realidad muy diferente a la de mayoría del ciudadano común y corriente.

Las medidas que se han dado a conocer por la prensa, en estos últimos días, señalan que, hay temas puntuales en que no se puede discrepar o resistirse, como es el hecho de que, la mayoría de las personas necesitan con urgencia tener una mejor pensión. Que el 10% que se cotiza es insuficiente, que los sueldos son bajos, que no existe constancia en los trabajos, etc.

Por otra parte, las AFP señalan que hay que aumentar la edad legal para pensionarse, cabe señalar, que en la región (Sudamérica) nuestro país es el que tiene actualmente la edad más alta de jubilación. Si analizamos que pasa en Europa, países como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda, entre otros que conozco personalmente, recién aumentarán la edad de jubilación desde los 65 años en el caso de los hombres, hasta los 67 años, a partir del año 2027 en adelante.

Todas las medidas apuntan a mejorar las pensiones, no cabe ninguna duda, lo que sí es importante, como nos indica la OCDE, es aumentar a un 18%

la cotización, que actualmente sólo es de cargo del trabajador afiliado a una Administradora. Que exista más competencia en las comisiones que cobran las AFPs, no afecta en nada su pensión. Lo que es relevante es que inviertan bien los ahorros de todos los cotizantes y eso se traduce en buenas rentabilidades. Pero el tema es más complejo y es de esperar que quienes ocupan un asiento en el Congreso, estén y demuestren con altura de miras, que fueron elegidos con nuestros votos para proteger y beneficiar a todos los chilenos y las pequeñeces partidistas dejarlas de lado.

Cabe señalar que cualquier modificación, no es inmediata, ni tampoco hay que pensar que tiene impacto el hecho de retrasar la pensión, cuando nadie puede asegurar buena rentabilidad, trabajo con sueldos dignos y menos vida para llegar a ver cambios profundos en bien de las personas.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com