Las conversaciones entre Minera Escondida, de BHP, y sus trabajadores volvieron a tomarse la agenda al interior de la mayor productora de cobre a nivel mundial.

Esto, pues a menos de un mes de haberse cerrado el acuerdo con el sindicato N° 1 de la operación -que evitó el comienzo de una huelga que el sindicato pensaba mantener por unos 30 días- un grupo negociador integrado por 120 personas solicitó a la empresa iniciar un nuevo proceso, mediante el cual se busca alcanzar las mismas compensaciones monetarias que se anotó la organización sindical.

Dicha negociación implicó que cerca de 2.500 trabajadores de la faena -de los más de 3.500 que reportaba la administración al cierre de 2017, según el Reporte de Sustentabilidad de BHP Chile- dispusieran de beneficios económicos por un total de $ 19 millones, que consideraron un bono por término de negociación de $16 millones y un préstamo blando de $3 millones.

Si bien las aspiraciones del grupo negociador en términos económicos son las mismas que alcanzó el sindicato, la agrupación también busca lograr un contrato totalmente distinto, con beneficios distintos a los que incorpora el contrato colectivo del sindicato uno, señalaron fuentes cercanas al proceso.

Actualmente, el grupo negociador está a la espera desde hace unos doce días de una respuesta de la Dirección del Trabajo (DT) de Antofagasta, en la que se le consulta la pertinencia de estas conversaciones considerando que ya hay dos sindicatos al interior de la operación.

En ese sentido, el ex director de la Dirección del Trabajo a nivel nacional, Marcelo Albornoz, destacó que tras la reforma laboral, la negociación con grupos está operando aunque en una escala muy inferior a lo que era antes y que “en los hechos se está siguiendo el procedimiento anterior. Es decir, de manera semireglada”.

“Acá lo único que falta es darle un procedimiento especial porque sino supletoriamente habría que aplicar el procedimiento para sindicatos, es decir negociar de forma reglada”, señaló Albornoz, añadiendo que este escenario no es el más sano para las relaciones laborales

Asimismo, señaló que el grupo negociador puede alcanzar los mismos o mejores beneficios que el sindicato, dado a que el derecho a negociar lo tienen los trabajadores y no los sindicatos.