La Selección chilena finalizó la gira por Asia con un empate sin goles frente a Corea del Sur. Chile realizó un buena presentación, controlando el juego y atacando con peligro, y la buena noticia para el DT Reinaldo Rueda fue el buen nivel de Arturo Vidal, quien lideró la producción futbolística del cuadro nacional.

En los primeros minutos quedó claro cuál sería el trámite del encuentro en Suwon. Los locales le cedieron el terreno y el balón a Chile, esperando en su sector para salir en ataques rápidos y así sorprender mal parada a la defensa nacional. La propuesta del elenco asiático no desagradó a la Roja, que tomó el control del partido y buscó, con la administración de la pelota, generar peligro en la portería rival.

A los 18 minutos, la escuadra dirigida por Reinaldo Rueda tuvo la mejor opción del primer tiempo. Ángelo Sagal recibió en la derecha, encaró hacia el centro y sacó un zurdazo colocado al segundo palo. El arquero Kim Jinhyeon voló a la derecha y envió el balón al córner.

Chile llegó después a través de un cabezazo de Igor Lichnovski en un córner, una volea al área de Arturo Vidal y un disparo de Diego Valdés que pasó cerca del vertical derecho. Los coreanos respondieron con acciones veloces en ofensiva, con pocos toques en la elaboración, pero Gabriel Arias estuvo muy rápida para achicar y en otra maniobra Guillermo Maripán despejó en gran forma frente a la portería nacional.

La Roja manejaba la pelota y para evitar los ataques peligrosos del local, esta vez, el equipo de Rueda sorprendió presionando en la salida a los asiáticos. Mucho tuvo que ver en esto la presencia de Vidal por delante de los tres volantes en el mediocampo (Gary Medel, Charles Aránguiz y Valdés). El hombre del Barcelona se le vio en buena forma, energético como siempre, con buena manejo del balón y empujando el equipo hacia adelante en todo momento.

Pasó poco al ataque en la fase inicial, pero en el segundo tiempo Mauricio Isla se soltó y fue un agente ofensivo relevante. En el comienzo del complemento, el lateral derecho lideró la acciones ofensivas y la Roja más presencia en el área coreana. Sagal y Vidal se juntaron permanentemente con el marcador de punta, aumentando su producción futbolística.

Vidal pudo abrir la cuenta a los 63′. Recibió solo un centro de Isla, buscó asegurar con el empeine en una volea, pero le dio mordido al balón y este se fue por sobre el travesaño. Hubiera sido un justo premio para Chile: en ese momento mandaba en la cancha, atacaba con peligro y merecía ponerse en ventaja.

Los ataques esporádicos de Corea del Sur cesaron en peligro y frecuencia y la Roja ahondó en su dominio de las acciones. Con este trámite, Valdés también pudo marcar la primera cifra, a los 75′. El volante del Morelia recibió un pivoteo por el centro, definió de volea y el disparo se fue elevado.

Los locales exhibieron una recuperación futbolística en el recta final del partido. Se generaron un par de opciones de peligro, pero la defensa chilena resistió a pie firme y, cuando fue superada, Arias mostró solidez para desbaratar los ataques. Al final, Valdés quedó solo frente al arco y desperdició la chance de haber roto la paridad, pero remató desviado, y el encuentro terminó sin goles en Suwon.

Alineaciones

Corea del Sur: Kim Jinhyeon, Kim Younggwon, Hong Chul (31′, Yun Sukyoung), Lee Yong, Jang Hyunsoo, Ki Sungyueng, Jang Wooyoung, Nam Taehee (64′, Lee Jaesung II), Son Heungmin, Hwang Heechan y Hwang Uijo (58′, Ji Dongwon). DT: Paulo Bento

Chile: Gabriel Arias; Mauricio Isla, Guillermo Maripán, Igor Lichnovsky y Miiko Albornoz; Gary Medel, Charles Aránguiz y Arturo Vidal, Diego Valdés, Ángelo Sagal y Diego Rubio.

Cambios

Erick Pulgar (45′, Aránguiz), Geraldino (57′, Diego Rubio),  Paulo Díaz (65′, Miiko Albornoz), Pablo Hernández (73′, Vidal),  Martín Rodríguez (86′, Angelo Sagal),

Tarjetas

Medel (12′,Amarilla) Kim Young-Gwon (40′,Amarilla

Árbitro: Ryuji Sato (JAP)