Con motivo de una nueva conmemoración de los 45 años del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 el Presidente Sebastián Piñera realizó un discurso en el Palacio de La Moneda donde evitó mencionar la figura de Augusto Pinochet, omitió la palabra “dictadura” pero en el que utilizó una frase que dijo Salvador Allende en su último mensaje transmitido al país.

El Mandatario partió su alocución haciendo una revisión histórica de los hechos que terminaron con el bombardeo de La Moneda cuestionándose la razón que originó la llegada de los militares al poder.

“El 11 de septiembre de 1973 la democracia no murió de muerte súbita y sorpresiva: todos sabemos que venía enferma y desde hacía mucho tiempo”, precisó el Mandatario.

Agregó que “quiero reafirmar que ninguna circunstancia, ningún contexto, va a justificar jamás las graves, reiteradas y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos (DDHH) que ocurrieron en nuestro país. Sin embargo, eso no significa que no podamos o que no debamos hacernos algunas preguntas y extraer algunas lecciones”.

/gap