Gabriel Arias:

Tuvo un remate directo peligrosísimo, abajo, que sacó junto al poste derecho. Esa tapada y varias salidas muy oportunas para ir decidida y valientemente a los pies de los delanteros coreanos marcaron una actuación sin fallas. El arco chileno está en muy buenas manos.

Mauricio Isla:

Por momentos, pareció el “Huaso” de sus mejores momentos en la roja, cuando se juntaba con Alexis por derecha y era constante peligro para los rivales. Ante los coreanos, cada vez que se descolgó provocó riesgo, especialmente cuando se junto con Vidal. Defendiendo no tuvo problemas.

Guillermo Maripán:

Poco a poco va asumiendo la tarea de ser el patrón de esta nueva defensa de Chile. Estuvo impreciso en algunas pelotas aparentemente fáciles, pero en líneas generales respondió con acierto. Al contrario de juegos anteriores, no marcó presencia en el área rival

Igor Lichnovsky:

Aprovechó bien la oportunidad que le dio Rueda y conformó una buena dupla con Maripán. Se hizo notar ganando en el juego aéreo en ambas áreas

Miiko Albornoz:

En lo suyo, seguro y fuerte en la marca, pero muy poco claro cuando intentó algunos afanes ofensivos. Por ahora, es el titular en ese costado, pero  Rueda va a tener que seguir buscando (Parot merece una oportunidad) o recurrir nuevamente a Beausejour

Gary Medel:

Cumplió dos funciones, ya que en el primer tiempo fue el único volante de corte y por momentos se vio sobrepasado, teniendo que recurrir mucho al foul, lo que le costó una tarjeta amarilla. Con el ingreso de Pulgar tuvo más compañía e incluso se recostó entre los centrales, dándole mayor seguridad al bloque defensivo. Asume muy bien su cndición de nuevo capitán de la Roja

Charles Aránguiz:

Jugó solamente el primer tiempo y no estuvo a la altura de lo que se le conoce. Impreciso en la salida y sin el despliegue físico habitual. Se nota falto de fútbol

 Arturo Vidal:

Sin llegar a tener un rendimiento brillante, marcó diferencias porque es un jugador de un nivel superior. Prácticamente jugó como un 9 y medio, lo que le evitó mayor desgaste, pero no es la posición que le acomoda mejor a su juego. Aún así fue de lo mejor del partido y el más peligroso atacante de Chile. Tuvo una jugada muy buena con Isla y remató apenas por sobre el travesaño y otra oportunidad en que la pelota no le legó bien y elevó estando solo frente al arquero

Diego Valdés:

Lo marca, lamentablemente, el gol increíble que se perdió en el último minuto: eludió incluso al arquero y tiró la pelota por sobre el travesaño. En el juego, no desentonó, intentó ser el conductor del equipo y por momentos lo consiguió, pero le falta el pase que deje a sus atacantes con ventaja. Eso se extraña en Chile.

 Ángelo Sagal:

Jugó el primer tiempo por la derecha y el segundo por la izquierda y curiosamente, se vio mejor cuando lo hizo con el perfil cambiado. Porque, siendo zurdo, crea peligro a cerrarse hacia el centro buscando mejor ángulo de remate. En cambio, por su costado natural, no aportó el desborde que se esperaba

Diego Rubio:

Entró muy poco en juego porque nunca recibió una pelota con ventaja. Por lucha y entrega no se queda, pero futbolísticamente aportó poco

Eric Pulgar:

Entró para apoyar a Medel en labores de contención y cumplió. Nos quedó debiendo los remates de distancia que le han llevado a convertir varios goles en Italia

Ignacio Jeraldino:

Puede repetirse con calco lo dicho respecto a Rubio, a quien reemplazó en el segundo tiempo

Pedro Pablo Hernández y Martín Rodríguez: 

Jugaron muy pocos minutos como para ser evaluados

/por Gerardo Ayala Pizarro