Prácticamente en paralelo a la reacción de Sebastián Piñera en Chile, en Bolivia el presidente Evo Morales se refirió a la demanda que ese país lleva adelante en La Haya con respecto a la obligatoriedad de negociar una salida soberana al mar favorable a la nación vecina.

“A partir del 1 de octubre habrá una nueva historia para Bolivia y Chile, serán las nuevas relaciones diplomáticas, que los acuerdos se cumplan y a partir del 1 de octubre, pues, empezar a resolver temas pendientes con Chile”, dijo Morales.

“No pueden quedar temas pendientes. Estoy seguro que el deseo del presidente Piñera también es lo mismo, como resolver los temas pendientes y no dejar problemas para las próximas generaciones”, añadió.