Incomodidad ha causado en el Senado el caso del secretario de la corporación, Raúl Guzmán . Así lo reconoció este sábado la presidenta de la Cámara Alta, Adriana Muñoz (PPD).

Guzmán fue sancionado esta semana por la Seremi de Salud -con una multa de $2,5 millones- por concurrir a un restaurante de mariscos en San Miguel -el pasado 25 de junio-, mientras la comuna que se encontraba bajo cuarentena debido a la pandemia de coronavirus.

La misma multa fue aplicada a las dos personas que acompañaban al secretario de la Corporación ese día: el fiscal sur, Patricio Rosas, y al asesor del mismo órgano, Roberto Contreras.

Hoy, en conversación con Radio Cooperativa, la parlamentaria manifestó que “es una situación que se ha ido haciendo compleja”.

“Al inicio de esta situación, cuando se conoció el encuentro del secretario con otros integrantes del Ministerio Público en un restaurant, nosotros tratamos el tema (…) Hay un acuerdo de la comisión de estar a la espera de las decisiones que se tomen en la Justicia”, afirmó.

En esa línea -reconoció Muñoz-, “no estoy cómoda ni estamos cómodos en el Senado”.

Y agregó: “Yo entiendo que amerita de un seguimiento de las decisiones que se están tomando y tener una conversación, por cierto, con don Raúl y con la Comisión de Régimen Interno para ver cuales serán los procedimientos que vamos a definir en este tiempo”.

/psg