Kaavan, un elefante que en 1985 llegó a Pakistán desde Sri Lanka y que durante años tuvo que luchar contra sus malas condiciones de vida en un zoológico, saldrá finalmente de dicho recinto y será trasladado a un santuario de animales.

Según informa el Daily Mail, gracias a una campaña realizada por activistas ambientales y grupos animalistas, el paquidermo será liberado del zoo y llegaría en los próximos días a Camboya.

Martin Bauer, portavoz de Four Paws, señaló que el elefante recibió el visto bueno de los veterinarios tras ser sometido a exámenes médicos y que prontamente será llevado a un santuario, en donde tendrá compañía y mejor calidad de vida.

Kaavan era conocido como el “elefante más triste del mundo” luego que el 2012 perdiera a su pareja. Además, debió soportar malos tratos, considerando que el recinto donde estaba en Islamabad lo tenía en malas condiciones.

Fue examinado
Especialistas examinaron al paquidermo durante el viernes y detallaron que el animal está obeso y con signos de no haber tenido una alimentación adecuada.

Además, sus uñas estaban agrietadas y crecidas aparentemente por años de vivir en un recinto inadecuado con piso que dañaba sus pies.

Pese a esto, desde Four Paws indicaron que “los controles confirmaron que Kaavan es lo suficientemente fuerte y ahora se tomarán medidas para finalizar su reubicación en un santuario de animales potencialmente en Camboya”.

Eso sí, advirtió que su recuperación tomará tiempo, ya que no solamente presenta problemas físicos, sino que también de comportamiento.

“Mueve la cabeza de un lado a otro durante horas. Esto se debe principalmente a que simplemente está aburrido”, señaló Bauer.

Cabe mencionar que en mayo pasado el Tribunal Superior de Pakistán ordenó el cierre del zoológico de Marghazar debido a sus pésimas condiciones y se atribuyó a la negligencia sistémica.

/psg