A inicios de esta semana, el excandidato presidencial y líder del movimiento Acción Republicana, José Antonio Kast, le envió una carta al abanderado ultraderechista de Brasil Jair Bolsonaro.

La misiva fue un gesto al también excapitán de Ejército, que actualmente es diputado por Río de Janeiro, representante del Partido Social Liberal, defensor de la última dictadura brasileña y quien un día dijo, en 1998, que “Pinochet debería haber matado más gente”. En suma: un polémico personaje que ha sido apodado en algunos medios internacionales como “el Donald Trump brasileño” y que ha tenido un constante aumento en sus niveles de apoyo en las encuestas, alza que -aunque acotada- continuó luego de haber sido atacado con un cuchillo durante un acto de campaña hace algunos días en Minas Gerais.

“Estimado Jair: desde Chile te envío un afectuoso saludo y los deseos de una pronta recuperación del ataque infame del que has sido objeto. Cuando vi las noticias sobre el atentado, quedé profundamente impactado por el nivel de violencia y odio que puede surgir en política, y que llevan a las personas a cometer estos crímenes inaceptables con el solo fin de detener tu candidatura.