Tal como se preveía, el presidente Donald Trump anunció este lunes la aplicación de aranceles sobre productos chinos por casi 200.000 millones de dólares. Tras el anuncio, el mandatario instó a Beijing a “cambiar las prácticas comerciales desleales”.

Según informaron medios locales, este domingo Trump dio “luz verde” a su Gabinete para que proceda a sacar adelante la batería de aranceles del 10%, decisión que finalmente se confirmó hoy.

Por su parte, Trump dijo que los aranceles apuntan a forzar un cambio en las políticas comerciales chinas, a las que consideró “una grave amenaza para la salud y la prosperidad a largo plazo de la economía de los Estados Unidos”.

Washington ya gravó en julio productos chinos, cuya importación a los Estados Unidos representa 50.000 millones de dólares por año.

/gap