Mientras un sector del país hace una oposición de bloqueo que insiste en la división, la polarización y alimenta el odio como antaño, el gobierno sigue trabajando con un ritmo y efectividad que ya se había olvidado. En los primeros seis meses, y pese al bloqueo, tiene muchas cosas que mostrar y por cierto algunas carencias. A las pocas semanas se le acusó de “sequía legislativa”, pero la evidencia señala que ha habido 71 iniciativas legislativas, incluyendo 42 nuevos proyectos de ley, que contemplan la modernización tributaria, financiamiento de la Defensa Nacional, CAE, migraciones, niños y otras.

Cientos de miles de inmigrantes llegaron al país con la típica improvisación de la Nueva Mayoría. Ni siquiera había un catastro, ni menos estaban regularizados. Eso fue una prioridad y se está resolviendo. También se ha hecho un esfuerzo por encontrar algunos acuerdos básicos de Estado, los que salvo algunas excepciones a destacar, han recibido un portazo de la oposición. Se trabajaron cinco acuerdos nacionales básicos; infancia, seguridad, Araucanía, salud y desarrollo. Cuatro de estas mesas han finalizado su trabajo con muchas propuestas.

Otra prioridad del gobierno ha sido la economía. En 2018 el crecimiento ha sido 4,6%, es decir, tres veces lo que fue en 2017. La inversión, que cayó todos los años del gobierno anterior, subió en 7,1% en el segundo trimestre de 2018, el mejor resultado desde 2013. Los ejes de trabajo son la inversión, modernización del Estado, productividad, desarrollo del mercado capitales, empleo, defensa del consumidor, emprendimiento y pymes, protección de la clase media, y reducción de la pobreza.

/Escrito por Sergio Melnick para La Tercera