Con goles de Bruno Henrique y Dudú, Palmeiras derrotó por 2-0 a Colo-Colo en el estadio Monumental y se llevó todo el botín del juego de ida por los cuartos de final de la Copa Libertadores. El elenco brasileño manejó el partido tras la temprana apertura de la cuenta, y luego liquidó en el cuarto de hora final.

El elenco albo pagó cara una pelota perdida por Esteban Paredes a los tres minutos, bien jugada por Miguel Borja y que tras pase de Moisés encontró a Bruno Henrique para la apertura de la cuenta. El Cacique despertó y dominó por grandes pasajes, pero no pudo llegar al empate.

Y opciones tuvo: un rebote que le quedó a Julio Barroso, un cabezazo de Lucas Barrios y un VAR que puso suspenso a la definición, donde el árbitro Andrés Cunha terminó desestimando una mano penal en el área del Verdao.

El balde de agua fría llegaría al minuto 77, cuando el local se quedaba sin ideas ni piernas para el tramo final. Ahúi apareció Dudú para finiquitar el rebote que dejó Agustín Orión luego de una gran atajada, y marcar un 2-0 que parece mortal para las aspiraciones albas de seguir en competencia.

Más aún si en el cierre se fue expulsado el argentino Damián Pérez, nuevamente con apoyo del videoarbitraje para determinar una dura entrada cuando el tiempo expiraba.

El elenco albo tendrá poco tiempo para levantarse e ir por el milagro al estadio Allianz Arena. El próximo 3 de octubre en Sao Paulo, el mejor equipo de lo que va de Libertadores tendrá la gran ventaja para alcanzar las semifinales.

En tanto, los albos deben ganar por 2-0 en Brasil para llegar a los penales o marcar tres o más goles con diferencia de dos para meterse entre los cuatro mejores.