¿La primavera la sangre altera? La respuesta es un sí rotundo. “La frecuencia de las relaciones sexuales con la llegada de la primavera se incrementa una media del 30% respecto al invierno”, afirma la reconocida escritora y sexóloga Valerie Tasso. Y no es casualidad, ya que existen cinco claves fundamentales por las que hombres y mujeres aumentan la libido en estos meses:

¡Bendito sol!

El cambio que se produce en primavera con el aumento de la luminosidad y la temperatura, conlleva también un cambio en el estado de ánimo desajustando la actividad hormonal. La luz estimula, además, la producción de serotonina, considerada por algunos investigadores como la sustancia química responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo, haciéndonos sentir más felices. Todo ello permite que seamos más comunicativos y estemos mucho más receptivos a las relaciones sexuales.

Menos ropa

¿Cómo influye la primavera en el deseo sexual?
¿Cómo influye el aroma en el deseo sexual?

Con el aumento de la temperatura se sale mucho más a la calle y el vestuario es más ligero y desenfadado. Mostrar más la sensualidad de los cuerpos indudablemente influye en la libidodisparando el deseo sexual. Y es que, dejar correr la imaginación con ropa ligera es obra del efecto hormonal que tiene la primavera.

Aroma y hormonas

El tercer elemento que hace crecer las ganas de sexo en primavera se debe a cuestiones de aroma y de hormonas. La temperatura provoca que los perfumes intensos permanezcan más en el tiempo y que se mezclen con la mayor secreción de feromonas que se produce en esta época del año. Este cóctel influye decisivamente en el estado de ánimo y el interés por relacionarse con otras personas, aumentando el deseo de manera exponencial cuando la oxitocina o la dopamina también hacen acto de presencia. Podríamos decir que la clave del aroma para el incremento del deseo sexual es inherente a la cuestión hormonal.

Viajes y escapadas

Se ha demostrado que la libido primaveral estimula la imaginación y el deseo de practicar sexo fuera de los ambientes habituales donde se desarrolla el día a día. Es por ello que la cuarta clave pasa por un incremento notable a la hora de planificar escapadas en pareja para poder estar solos el uno con el otro y recibir con alegría y buen sexo la llegada del buen tiempo. Jacuzzis, balcones, habitaciones rurales con encanto… cualquier entorno distinto al cotidiano vale para el sexo primaveral.

Alimentos que estimulan

La alimentación resulta un elemento importante a la hora de despertar nuestro instinto sexual. En los meses de primavera y verano incrementamos la ingesta de frutas que estimula y activa el deseo sexual. El aguacate para las ensaladas, los higos, la banana e incluso la vainilla en los postres son algunos de los alimentos que potencian la energía sexual y despiertan los instintos más primarios.