El candidato de extrema derecha a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaroganó terreno frente a sus rivales para la primera vuelta de las elecciones del 7 de octubre, según una encuesta de Datafolha publicada este jueves, que mantiene el suspenso sobre los escenarios de una posible segunda vuelta, prevista para el 28 de octubre.

Bolsonaro, quien se recupera en el hospital tras sufrir un apuñalamiento casi fatal hace dos semanas, registró un 28 por ciento de la intención de voto en la encuesta, un avance de dos puntos desde el sondeo anterior realizado hace una semana.

Datafolha encuestó a 8.601 votantes en todo Brasil entre el 18 y el 19 de septiembre. El sondeo, publicado por el periódico Folha de S.Paulo, tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

Haddad reemplazó al ex presidente Lula da Silva en la candidatura presidencial de su partido hace nueve días.

Ante un escenario polarizado, el laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin (9%) y la ecologista Marina Silva (7%) disputan una parte del terreno electoral para avanzar a una probable segunda vuelta y dialogan, sobre todo, conel 17% de electores que declararon no tener un candidato definido o que optan votar en blanco.

Rechazo

El conservador Bolsonaro también lidera el registro de los candidatos con mayor rechazo. Ante la pregunta de por quién no votaría “de ninguna manera”, el 43% señaló al líder del PSL, el 32% respondió que por Marina Silva y el 29% apuntó contra Haddad.

Escenario de ballotage

Dado que no se espera que un candidato gane en la primera vuelta, los candidatos más votados se enfrentarán en un ballotage.

Gomes es el único candidato que, se proyecta, vencería a Bolsonaro en una segunda vuelta, según la encuesta: el ex gobernador del estado de Ceará lo derrotaría con el 45 por ciento de los votos contra el 39 por ciento del derechista.

En los otros escenarios, Bolsonaro figura en empate técnico: empataría con Haddad (41 a 41), perdería contra Alckmin por un punto (40 a 39)  y superaría a Silva (42 a 41).

/gap