La declaración de Kel ante la justicia fue clave para que su hermano, Nano Calderón, siga en prisión preventiva. Así lo aseguró la magistrada Mariana Leyton Andaur, quien rechazó la solicitud de la defensa, argumentando que el joven constituye un peligro para la sociedad y su familia.

En la audiencia de revisión de medidas cautelares, la jueza sostuvo que “es un hecho que las víctimas suelen retractarse, no solo por temor, sino que también por el amor filial (…), aquello precisamente hace que estos delitos sean de acción penal pública”.

“No solamente surge por la calificación jurídica en relación con los hechos, sino que, por la multiplicidad de ellos, la utilización de armas, el imputado tiene un evidente descontrol de impulsos (…) tenía armas de fuego registradas a su nombre, hacia deporte, pero además efectuó amenazas con ellas. Tenía armas corto punzantes y realizó con ellas distintos actos que generaron lesiones y daños”, puntualizó Leyton.

Al mismo tiempo, aseveró que los relatos de la familia, donde se incluye el de Kel Calderón, fueron cruciales para determinar que siga en prisión preventiva.

“Además, consta en la carpeta de investigación la declaración de familiares y otros hechos de amenazas, por lo que no solo es la seguridad de la víctima la que se encuentra en peligro, sino que de toda su familia y también la seguridad de toda la sociedad” señaló la magistrada.

La declaración de Kel

Hace unos días, se dio a conocer la declaración judicial de Kel Calderón en el caso contra su hermano. CHV tuvo acceso al documento donde la influencer detalla los miedos que sentía y asevera que Hernán Calderón Salinas está siendo presionado.

“Mi padre está siendo objeto de presiones por parte de mi madre y de la defensa jurídica de mi hermano”, comienza su declaración ante el tribunal.

“He sido testigo de las conversaciones y exigencias de la defensa de mi hermano Hernán Calderón. Primero, trataron de manipularlo emocionalmente, insistiendo en los riesgos que corría mi hermano en la cárcel, le señalaban que podía pasar frío, hambre, que estaba muy mal, que incluso mi hermano se iba a suicidar”, agrega.

Según la joven, su padre fue visitado por el abogado de Nano Calderón, Mario Vargas, “y derechamente le dijo que si se unía a las pretensiones de la defensa ellos iban a limpiar su imagen con una campaña comunicacional y que si no lo hacía lo destruirían mediáticamente”.

Kel Calderón también afirma en el documento que teme por su vida y la de sus padres. “Él ha estado involucrado en muchos episodios de violencia y necesita ayuda. Y la única forma de ayudarlo es diciendo la verdad y no seguir tapando lo que hace, así nunca se mejorará“, sentenció.

/psg