A comienzos de julio, varios de los actores interesados en la transacción hicieron llegar a la Fiscalía Nacional Económica las mitigaciones que, a su juicio, podrían reducir el impacto en la competencia de la compra del CDF por parte de Turner. Calificado por los cableoperadores como un must-have, es decir, como un canal estratégico y necesario para ofrecer a los consumidores, los operadores subrayaron que la transacción no puede ser aprobada sin múltiples compromisos que neutralicen los riesgos.

Para ello, algunos incluso solicitaron eliminar la obligatoriedad de contratar el CDF básico que existe hoy. “Pedimos que las tarifas estén despaquetizadas y que no exista una obligación de llevar, por ejemplo, el CDF básico”, señaló Telefónica, según se lee en la declaración prestada por ejecutivos ante el organismo antimonopolio. Pidieron, asimismo, que los nuevos dueños estén obligados a mantener el contenido premium, es decir, que no empiecen a dividir ese contenido en el básico o en señal abierta vía Chilevisión, restándole atractivo al premium.

A ello añadieron que Turner deba justificar ante la FNE cualquier decisión comercial que se traduzca en un alza de precios vigentes para sus contenidos. “Que Turner tenga la obligación de llevar contabilidad especial de costos, que deberá reportar semestralmente a la fiscalía con información desagregada de la oferta CDF y las demás”, subrayaron. Y solicitaron la eliminación de mínimos garantizados que no estén justificados en costos. “Y en caso de argumentar tal justificación, estos no podrán exceder en caso alguno a un 5% de los abonados totales de la operación de pago”.

/gap