Este viernes se concretó la expulsión del país de 207 ciudadanos bolivianos que se encontraban detenidos en las cárceles de Iquique, Pozo Almonte y Alto Hospicio, por delitos de tráfico de drogas, trata de personas, robo y porte ilegal de armas, entre otros.

Bajo estrictas medidas sanitarias y de seguridad, los condenados fueron acompañados por personal de la PDI hasta el bus que los llevó de regreso a Bolivia.

Este es el tercer operativo de estas características que ha coordinado el Ministerio del Interior y Seguridad Pública con la PDI, tras retomar estos programas suspendidos por la pandemia.

El primero se realizó el 23 de julio pasado en el Complejo Fronterizo Chacalluta, lugar donde se concretó la expulsión de 113 personas de nacionalidad peruana.

El segundo fue el 17 de agosto, donde se llevó a cabo la expulsión de 38 ciudadanos colombianos (32 hombres y 6 mujeres) quienes se encontraban detenidos en distintas cárceles del país.

/psg