Durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el dictador venezolano Nicolás Maduro volvió a negar la crisis humanitaria que sufre su país y aseguró que está dispuesto a “estrechar la mano del presidente de Estados Unidos y dialogar”.

Ante las versiones de una posible reunión, Maduro sostuvo que, “a pesar de las diferencias históricas, ideológicas y sociales”, se reuniría con Donald Trump: “Estoy dispuesto a hablar con agenda abierta sobre todos los temas que quiera hablar (…) Creemos en el diálogo político, como la forma de solucionar los conflictos”. 

Sin embargo, acusó a Washington de encabezar una campaña de “agresión permanente” contra Venezuela “para justificar una intervención militar” y repudió las sanciones impuestas por la Casa Blanca contra la cúpula chavista. 

Maduro aseguró que está dispuesto a dialogar con Trump (AFP)

Maduro aseguró que está dispuesto a dialogar con Trump (AFP)

“Venezuela es sometida a una agresión permanente en lo mediático para justificar una intervención internacional que se ha pretendido, una intervención militar”, denunció. “El pasado 8 de septiembre, el New York Timespublicó elementos probatorios de la participación de funcionarios de la Casa Blanca en reuniones para favorecer un golpe de Estado militar y provocar un cambio de gobierno, un cambio de régimen, en Venezuela”.

“Se ha construido un expediente contra nuestro país para pretender una crisis humanitaria para justificar una coalición de países, encabezados por EEUU y sus gobiernos satélites, para ponerle la mano a nuestro país. Pretenden desviar las verdaderas crisis migratorias que hay en el mundo”, agregó.