REUTERS/Marcelo Del PozoAndre Silva festeja haber marcado el primer gol.
REUTERS/Marcelo Del PozoAndre Silva festeja haber marcado el primer gol.

Luego de la sorpresiva derrota del Barcelona frente al Leganés, el Real Madrid no quiso dejar pasar la oportunidad de quedarse en la cima en soledad. Para ello debió afrontar el duro compromiso contra el Sevilla, un rival que llegó a la sexta fecha de la Liga con el deseo de escalar a los principales puestos de la tabla de posiciones.

Pasado el cuarto de hora una excelente combinación local entre Jesús Navas yAndré Silva generó la primera explosión de la jornada: la definición del portugués ridiculizó a Courtois para encaminar una gesta inimaginable.

 Play

Unos instantes más tardes el delantero lusitano volvió a golpear al Merengue gracias a su oportunismo. En una acción en la que quedó expuesta la defensa capitalina con sus distracciones, el ex Milan Porto volvió a facturar para que el 2 a 0 haga delirar a los fanáticos que se acercaron al estadio sevillano.

Antes de que llegue el descanso los de Pablo Machín volvieron a golpear al gigante del continente. Como si se tratara de un amistoso, los hombres de Lopetegui sólo atinaban a observar cómo los atacantes locales extendían la diferencia. Así, el grito del francés Ben Yedder pareció liquidar el pleito con mucha antelación.

En el complemento Luka Modric logró marcar el descuento, pero el ojo preciso del VAR invalidó el tanto. Una posición adelantada milimétrica del croata mantuvo el 3 a 0 adverso. En contrapartida, una notable atajada de Courtois evitó el cuarto grito de Guilherme Arana parecía hundir al Real Madrid.

La tapada del belga fue tan extraordinaria como la que improvisó Vaclík. El checo esperó hasta las últimas consecuencias a Gareth Bale y desactivó el peligro con un manotazo notable. Sin dudas, una nueva conquista hubiera cambiado por completo el desarrollo de la segunda etapa.

La lesión de Marcelo fue la otra mala noticia para el Merengue. Además de llevarse una goleada adversa y de perder la chance de quedar como único líder del torneo, el posible desgarro del brasileño lo alejará de los próximos compromisos frente al Atlético Madrid y CSKA de Moscú en la Champions League. La incógnita permanecerá instalada sobre la capacidad que tiene el técnico en poder cambiar la pálida imagen que dejó su equipo en Andalucía.