Algunas opiniones respecto a lo que podría determinar el próximo lunes la Corte de La Haya, respectyo al diferendo Chile- Bolivia:

“Creo que se está haciendo un barullo sobre La Haya bastante más grande de lo que debería ser. La verdad es que nadie tiene todavía ninguna idea del fallo, pero todos tienen la intuición de que, en general, va a rechazar la pretensión boliviana, pero podría llamar a un cierto diálogo. Eso creo que sería bueno y favorable para Chile. Algunos, en el clima que se ha generado, tienden a considerarlo negativo. Yo creo que francamente sería una gran cosa para nosotros que la Corte no hiciera ninguna alusión a un posible traspaso de soberanía chilena”.(José Miguel Insulza, ex secretario general de la OEA y ministro de estado)

Más que estar ansiosos respecto a lo que ocurra el 1 de octubre, deberíamos mantener la esperanza de que algún día haya coincidencia de líderes en Bolivia y Chile que entiendan que cuando dos vecinos se ponen de acuerdo, ambos ganan. (Patricio Navia, analista político)

“Es más que probable que la Corte, con la creatividad que le conocemos, no le otorgue a Bolivia una salida soberana ni le imponga a Chile que “arriesgue un centímetro de su territorio”, como repiten nuestras autoridades. Pero es altamente presumible que, sobre la base de las más nobles intenciones, inste, convoque, a un diálogo entre ambos países. Bolivia sabe que su objetivo solo podría alcanzarse en un proceso, por eso sus autoridades reiteran que cada vez “están más cerca del mar”, aunque esperan que en cada paso mejoren su posición negociadora”. (Gabriel Gaspar, político y diplomático chileno)

“El fallo del próximo lunes en La Haya no puede pasar más allá que se diga que debemos negociar, sin hacer referencia sobre el resultado al que se debería llegar. “Chile debe establecer conversaciones con Bolivia para buscar una solución al problema del aislamiento marítimo .Si fuera así, eso es una derrota para Chile y no nos olvidemos que la responsable es la ex Presidenta Bachelet, a quien todo el mundo le aconsejó que no fuera a La Haya. Porque, de ninguna manera el Tribunal Internacional podría obligar a Chile a tener la obligación de negociar una salida al mar. Eso sería inaceptable y la respuesta chilena no puede ser otra que estamos dispuestos a dialogar y a cumplir un compromiso que asumió la Presidenta Bachelet, aunque la mayoría del país no estuviera de acuerdo. Pero, como somos un país que cumple sus compromisos internacionales no tenemos problema alguno en sentarnos una vez más a conversar con Bolivia, pero sin entregar un centímetro de soberanía. Y que nadie se olvide, como bien lo recordó Miguel Schweitzer (hijo), en ningún momento hubo cesión de territorios, sino una venta, un contrato de compraventa que se efectuó 20 años después de terminada la Guerra del Pacifico” (Waldo Mora Longa, ex diputado de la República y ex Presidente Regiónal del Colegio de Periodistas)

“Tras estos años, lo que queda claro es que Chile no necesita recurrir a trucos mediáticos, ni a lágrimas de cocodrilo, ni mucho menos  farandulizar el debate. La sola fuerza de la razón de las ideas y la certeza jurídica sostienen por sí mismas la posición nacional; estoy seguro que nos irá bien ante la organismo internacional”(Diputado Bernardo Berger)

/gap