La Corporación Mil Tambores y las organizaciones territoriales de dicha actividad decidieron suspender la versión del evento para este 2018.

Esto implica la no realización del pasacalle central en avenida Altamirano del domingo, y la suspensión de escenarios en plazas y ferias de la ciudad. E

El evento, de acuerdo a los organizadores, había sido cuestionado por la seremi de Cultura y la propia gobernadora de Valparaíso, María de los Ángeles de la Paz.

“El ataque y el asedio político y mediático del Gobierno central; del Ministerio de Las Culturas, las Artes y el Patrimonio; de grupos reaccionarios, conservadores y oportunistas, e incluso de medios y algunos directivos del Parque Cultural de Valparaíso, ponen en riesgo el uso democrático y responsable de los espacios públicos para la ciudadanía”, expresaron desde la organización mediante un comunicado.

En la misma línea, tildaron al Gobierno de irresponsable por la decisión del Ministerio de las Culturas de no entregar recursos a la gestión del carnaval y manifestaron su molestia con los dirigentes del Parque Cultural de Valparaíso por negar sus dependencias para actividades del carnaval.

Sin embargo, desde el mundo político cuestionaron dichos emplazamientos. “Nos parece una decisión sensata la suspensión de ‘Mil Tambores’, no por la actividad artística, sino por la falta de transparencia de la organización sobre el uso de los recursos públicos y las externalidades negativas para la ciudad”, sostuvo el senador Francisco Chahuán (RN) a través de su cuenta de Twitter.

La actividad fue objeto de fuertes críticas en los últimos años principalmente por hechos de violencia, consumo de alcohol y la basura que quedaba en los lugares por donde pasaba el carnaval.

Además, en las últimas semanas se habían realizado cuestionamientos a la entrega de recursos para realizar el evento. Este año se iba a realizar entre el 5 y el 7 de octubre.

/gap