Fue el 17 de noviembre de 2013 cuando, Gabriel Boric rodeado de familiares y amigos vio por televisión que, de acuerdo a los resultados de la elección parlamentaria, daba un salto de ser dirigente estudiantil a diputado de la Región de Magallanes, alcanzando el 26,17% de los votos. Recordemos que la comuna de Cabo de Hornos y Punta Arenas, arrojaron una alta preferencia por Boric: 29,64% en la Provincia Antártica y un 28,04% en la capital regional.

Sin embargo, los últimos años desde que Gabriel Boric es diputado por Punta Arenas, han estado marcados por una secuencia de hechos en los que se ha visto involucrado, con denuncias que apuntan al uso de la influencia y del poder que ha conseguido al lograr un escaño en el Congreso.

Para las elecciones de noviembre de este 2017, la reelección del ex dirigente estudiantil y, ahora, miembro del Frente Amplio, es muy incierta, y ya en la extrema zona austral se están levantando voces que indican que la pista para Boric no es nada de fácil. Las críticas hablan de un diputado ausente en Punta Arenas, que utiliza su cargo para beneficios personales y ayudar a sus cercanos.

Varias fuentes de Punta Arenas conversaron con este diario electrónico y afirman que las diferentes circunstancias en las que Gabriel Boric ha protagonizado le están pasando la cuenta, al punto de ir perdiendo credibilidad y confianza por parte de los habitantes de Magallanes. Son diferentes las historias en las que el ahora parlamentario ha estado envuelto.

Claudio Gutiérrez, presidente provincial del PRI en Punta Arenas, asegura a EL MURO que “a nivel regional se conversa que la credibilidad que (Gabriel) Boric pudo haber tenido en algún momento, con el tiempo la ha ido perdiendo por su propia mala gestión, sin necesidad de que nadie más intervenga. Hace un tiempo lo dije con claridad: ¡todas las cosas que un parlamentario hace durante el período en el cual ejerce, al final es la gente que votó por ellos, la que decide si quieren o no seguir apoyándolo! En el caso de  Boric, puntualmente, aquí en la región el descontento es masivo, hay gente que hace un año lo apoyaba y, hoy, ya no le creen”.

Gutiérrez plantea que en Punta Arenas, la gente se dio cuenta que, en su caso, se repiten los tres factores que se destacan en un político que llega al Congreso. “No cumplen sus promesas, lo que es habitual; ocupan su cargo para conseguir beneficios propios para sus familiares y amigos y, en tercer lugar y que la gente considera aún más grave, es que desaparecen, absolutamente del escenario local, se desentienden de todas las necesidades de quienes votaron por ellos y se centralizan, están más preocupados de ver lo que pasa con las universidades en Santiago, con el Transantiago, que pasa con el metro y se olvidaron, completamente, de cuáles fueron las promesas que hicieron durante su campaña, antes de ser electo”.

El presidente provincial del PRI en Punta Arenas afirma que “una vez la gente le creyó, una segunda vez no creo que la gente compre el mismo producto dos veces. Sería una patudez de marca mayor de parte de Gabriel Boric re-postularse después de todos los antecedentes que  se conocen de él. La gente que votó por él tiene que evaluar si fue correcto o no haberlo apoyado”.

Por su parte, Rosa Zúñiga, presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Punta Arenas (que agrupa a 50 Juntas de Vecinos, compuesta cada una de 200 miembros) en entrevista con EL MURO señala que “la re-elección de Gabriel Boric no es fácil, porque él es una persona completamente ajena a las organizaciones sociales, nunca se ha acercado y una vez que lo eligieron diputado se ha dedicado a armar grupos fuera de la región, a generar nuevos candidatos cercanos a él, pero de cercanía con la comunidad, ver cuáles son las demandas de la gente de Magallanes, cero”.

La dirigente vecinal comenta, al mismo tiempo, que el diputado Boric tiene doble estándar. “Él se ha preocupado de sacar líderes para un bien particular dentro de su grupo político, dentro de su conglomerado que quiere formar, pero no le interesa acercarse a la comunidad, ni preguntar cuáles son las necesidades de la región”.

Añade que “todo esto ojalá le juegue en contra para que se dé cuenta de que la cosa no es salir electo y después ganarse el dinero sentado, muy tranquilo, sin preocuparse de la gente, de la región que representa. Espero que la gente se diera cuenta de la clase de parlamentario que eligió hace cuatro años y, de una vez por todas, sea electa gente que, de verdad, trabaje por nuestra región”.

El recuento de las polémicas historias

Por otro lado, la mayoría de las fuentes consultadas señalan además el largo historial de escándalos que han surgido durante el mandato del diputado magallánico, entre las cuales cabe recordar el viaje que el 4 de  febrero de este año, realizó Boric junto a su familia a bordo de un buque patrullero de la Armada de Chile (la nave PSG-78 Sibbald) para trasladarse hasta la Isla Lennox,  con la finalidad de levantar un monumento a uno de sus antepasados.

La situación del uso del buque de la Armada puesto a entera disposición de la familia Boric no es un tema simple en la Región de la Magallanes, ya que, precisamente, el transporte en casos de urgencia es un tema sensible para muchos habitantes de la región. En la elaboración de ese artículo, este diario electrónico conversó con familiares que han sido víctimas de la falta de recursos del Hospital de  Porvenir y que han perdido a sus seres queridos por falta de medios para ser evacuados a Punta Arenas. Sin embargo y, aquí, es donde surge la paradoja, cuando se trató de mover los recursos y la infraestructura estatal para desplazar a la familia del diputado Gabriel Boric no hubo problema. Una suerte que el resto de los magallánicos no goza.

Finalmente, ante ese episodio que, en un comienzo Gabriel Boric intentó bajarle el perfil, terminó pidiendo disculpas, asegurando a través de internet que “como tengo la convicción de que es correcto exigir un estándar de conducta mayor a quienes se dedican a los asuntos públicos, bien vale pedir excusas a quienes han visto en este episodio un hecho de uso injustificado de privilegios”, agregando que “ofrezco, además, mis disculpas a la Armada de Chile por haberla envuelto en esta polémica que podría haber sido prevista. Y, en esto, la responsabilidad es mía”.

30 de octubre de 2015. Se conoció públicamente lo que, hasta entonces, era una suerte de secreto a voces en Magallanes: la venta, muy beneficiosa por lo demás ($1.340 millones), de terrenos pertenecientes a Luis Boric Scarpa, padre del diputado Gabriel Boric al SERVIU y que pasarían a manos del Fisco para la construcción de viviendas sociales. Los terrenos son de propiedad de Luis Boric Scarpa, de Patricia Büchner Herrero, cónyuge del ex alcalde de Punta Arenas y diputado de la Democracia Cristiana Juan Morano Cornejo y de Julio López Herrero.

Sobre este tema, el diputado Gabriel Boric salió a responder que “independiente de las interpretaciones que cada quien haga del asunto, (…) afirmo que jamás he realizado actuación alguna que tenga que ver con el caso en cuestión, ya que estoy plenamente consciente que, de hacerlo, estaría incurriendo en un flagrante conflicto de interés, pero por sobre todo, porque tengo la más profunda convicción que los asuntos privados, propios o de familiares, no pueden interferir ni menos sobreponerse al rol público que hoy desempeño”.

El otro hecho que se menciona en la región, ocurrió en julio de 2016, cuando la madre de Gabriel Boric fue sorprendida nuevamente sustrayendo especies del mismo supermercado de Punta Arenas (lo había hecho antes en 2013). Fuentes vinculadas al caso confirmaron a EL MURO, en esa publicación, que la mujer sustrajo collares de perro, una bebida y agua mineral, lo que suma $8.000. Al respecto, la justicia habría decretado que durante un año tiene prohibición de ingresar a El Líder y debe pagar una multa de $50.000 en favor de una institución de beneficencia como es la Corporación Unpade (Unión Nacional de Padres y Amigos de personas con Discapacidad Mental) y que atiende a niños y jóvenes que se encuentran en esa situación.

Sin embargo, el capítulo de María Soledad Font (madre del representante de la Cámara Baja) ya tenía antecedentes en su propio hijo, quien a los tenía 19 años, también incurrió en la misma práctica y fue acusado de hurto simple, al sustraer un producto del supermercado Líder de Punta Arenas, que se trató, como él mismo lo admitió en twitter, “de una promo”.

Por último, cuando se habla del eventual tráfico de influencias que el diputado Gabriel Boric haría uso, tres son las situaciones puntuales que se mencionan: el que Simón Boric, su hermano, sea justo el Jefe de Comunicaciones de la Universidad de Chile, con una remuneración mensual superior a los $2.400.000.

También está el hecho de que  tras las elecciones parlamentarias, el financista de la campaña de  Boric, Juan Ignacio Torrejón, fue nombrado vicepresidente de MERVAL (Metro Regional de Valparaíso), pero al conocerse este antecedente, el diputado Gabriel Boric no tardó en escribir en su blog: “No he recibido ninguna donación de Juan Torrejón. Nuestra campaña se sustentó, principalmente, en el trabajo de decenas de voluntarios y en actividades auto-gestionadas (venta de curantos, tallarinatas, tocatas, etc.). Además de esto, solicité un crédito por $10.000.000 a un banco, desde donde me respondieron que me otorgaban el crédito, sólo si es que dejaba un depósito a plazo por el mismo monto que estaba solicitando. Cómo obviamente no tenía esa plata (si no, no habría pedido el crédito), le pedí un préstamo a mi padrino, Juan Torrejón, el que se realizó mediante un contrato de mutuo, certificado en notaria y declarado ante el SERVEL. Este préstamo fue devuelto íntegramente una vez finalizada la campaña”.

Otra de las denuncias contra el diputado Gabriel Boric dice relación con las acciones que tendría en la empresa Al Gramo. Dicha firma recibiría 230 millones de pesos de capital semilla que es, recordemos, un subsidio estatal. Sobre la acusación de que habría incidido de alguna manera para que la empresa “Al Gramo” gane un capital semilla, aseguró: La empresa Al Gramo es un emprendimiento que busca abaratar los costos de comprar productos básicos, mediante la venta a granel en almacenes. Una de las formas a la que recurrió esta empresa para partir fue el crowdfunding mediante la plataforma Broota, instancia a través de la cual fui una de las 54 personas que aportaron al proyecto. Este aporte fue debidamente publicado en mi declaración de intereses. Cabe señalar que no he recibido ni un peso por este aporte, no pretendo hacerlo y jamás he realizado gestión alguna para conseguirle recursos de ningún tipo”.

Por Daisy Castillo Triviños para EL MURO

/gap