El ex presidente Sebastián Piñera está ajustando las cartas de su equipo, justo cuando el lanzamiento de su candidatura a la presidencia parece inminente, y ya parece tener sus 4 ases en la manga.

Según publicó esta mañana El Mercurio, quien encabezara el país entre 2010 y 2014 oficializaría su carrera por la Moneda este martes, y el foco estaría en la recuperación del crecimiento, el empleo y el sistema previsional.

Con esos temas sobre la mesa como motores de la campaña, los elegidos de Piñera para liderar estos temas serían una mezcla entre lo probado y lo nuevo. El matutino señala que Felipe Larraín y Juan Andrés Fontaine, ambos ministros en su gobierno, el primero de Hacienda y el segundo de Economía, liderarían su equipo.

Larraín actualmente se desempeña como director de Clapes, Think Tank de la Universidad Católica, mientras que Fontaine ha sido director de la Bolsa de Comercio y tuvo un rol determinante en la negociación de la reforma tributario durante la primera parte del Gobierno de Michelle Bachelet, que junto con su hermano Bernanrdo Fontaine habrían discutido mano a mano con el ex ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

A ellos se sumarían “caras nuevas”, aunque conocidas para el sector. Klaus Schmidt-Hebbel es un reconodido académico, ex economista jefe de la OCDE y ex presidente del consejo asesor fiscal del ministerio de Hacienda. En el último tiempo, Schmidt-Hebbel ha participado activamente en el debate por una eventual reforma al sistema de pensiones, siendo uno de los que lideró la comisión asesora de pensiones de la CPC, que entregó 22 propuestas del gremio empresarial para reformar el sistema, donde destaca subir la edad de jubilación y aumentar la cotización por parte del empleador.

José Ramón Valente sería la otra pieza clave que se integraría a la maquinaria piñerista. Valente es director ejecutivo de Econsult y académico de la Universida del Desarrollo. El también economista ha sido un profundo y polémico defensor del sistema neoliberal, apelando a la libertadde los consumidores por sobre un estado paternalista, como ha señalado en reitaradas entrevistas y publicaciones.

/El Mostrador

/gap