Christine Blasey Ford acusó este jueves al candidato del presidente estadounidense a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, de intentar violarla en 1982, en un interrogatorio estremecedor en el que dijo con la voz quebrada que está “segura al 100%” de que su agresor es el juez.

La audiencia de alto impacto fue transmitida en directo por televisión y hasta el presidente estadounidense siguió el testimonio desde el Air Force One de vuelta a Washington desde Nueva York, según la vocera de Trump, Sarah Sanders.

Abajo, los momentos más estremecedores de su relato:

“Me encontraba en estado de pánico porque sabía que la fecha se acercaba”, explicó sobre los momentos previos a su declaración ante el Senado.

“Los detalles de esa noche que es lo que me trae aquí son cosas que nunca voy a olvidar. Han quedado grabados en mi memoria y me han atormentado por momentos en mi vida adulta”

“No estoy aquí porque quiera. Estoy aterrada. Estoy aquí porque creo que es mi deber cívico decirles lo que me sucedió mientras Brett Kavanaugh y yo estábamos en la escuela secundaria”

“Grité … y traté de alejarme de él, pero su cuerpo era pesado. Brett me agarró y trató de quitarme la ropa

“Creía que me iba a violar. Grité. Cuando lo hice, Brett me tapó la boca con la mano. Era difícil respirar. Y pensé que Brett me iba a matar accidentalmente”

“(Están) indeleblemente en el hipocampo la risa, las ruidosas risas de ellos dos, divirtiéndose a costa mía (…) Se reían juntos. Yo estaba debajo de uno de ellos, mientras los dos se reían. Dos amigos divirtiéndose juntos”

Más allá de su testimonio, una de las grandes expectativas de la audiencia estaba ver el rostro de Blasey Ford, de quien sólo se conocían fotos antiguas y una imagen con lentes de sol.

Esta académica experta en trauma compareció ante la comisión luciendo un traje azul marino y lentes ópticos que permitían ver sus ojos, que traslucían un nerviosismo en aumento a medida que avanzaba el interrogatorio.

El magistrado de 53 años, que niega todas las acusaciones, se juega su carrera en esta audiencia pública en la que también deberá comparecer. 

Para Trump, colocar a un juez conservador en un cargo vitalicio en la alta corte sellaría su objetivo de dejar en minoría a los jueces progresistas o moderados durante

/gap