En 2010 se dieron a conocer las denuncias de abuso sexual en contra de Fernando Karadima, quien fuera párroco de El Bosque. Seis años más tarde la Doctrina de la Fe lo declara culpable y lo confina a una vida de oración, alejado de la vida clerical.

Y ayer 28 de septiembre de 2018 ocurrió lo que muchos ya pensaban no pasaría. El Papa Francisco lo notifica de su expulsión del sacerdocio. ¿Pero en realidad que significa esto?

En términos simples, la decisión del líder católico implica que Karadima deja de ser considerado un sacerdote bajo las normas que la institución religiosa ostenta.

Pero, ¿qué significa la “dimisión del estado clerical?, ¿qué consecuencias prácticas en la vida de Karadima desencadena la determinación papal?

La información contenida en el capítulo IV del Código de Derecho Canónicosostiene que esta dimisión se realiza para los delitos más graves en cuanto a la violación a la ley refiere, y sólo puede ser sentenciada por tres situaciones:

  • Sentencia judicial o decreto administrativo, en los que se declare la invalidez de la sagrada ordenación.
  • Pena de dimisión legítimamente impuesta.
  • Por rescripto de la Sede Apostólica, que solamente se concede a los diáconos, cuando existen causas graves, mientras que a los presbíteros, por causas gravísimas.La reglamentación enfatiza que quienes reciban la orden interpuesta a Karadima pierden los derechos que la Iglesia concede, y deja de estar sujeto a las obligaciones del estado clerical.“El clérigo que ha perdido el estado clerical no puede ser adscrito de nuevo entre los clérigos, si no es por rescripto de la Sede Apostólica”, finaliza

    Detallar que actualmente Karadima se encuentra en el hogar de ancianos San José, ubicado en Las Condes.

  • /gap