Evo Morales ya se encuentra en La Haya, para escuchar el fallo respecto de la demanda marítima contra Chile. A su llegada, el mandatario boliviano había señalado que “seguro que habrá buenas noticias para Bolivia”. Y más tarde, organizó un almuerzo para la delegación que lo acompaña y los periodistas bolivianos. Y con un menú, a lo menos, llamativo para la ocasión: “comida marina”.

“Hemos compartido un rico almuerzo de comida marina con el equipo que me acompaña y con los periodistas bolivianos, que se trasladaron hasta La Haya para la cobertura de este día histórico para Bolivia”, expresó Morales en su cuenta de Twitter.

La delegación boliviana, liderada por Morales, está integrada por una treintena de personas entre diplomáticos, ex presidentes de ese país, y miembros del equipo jurídico.

/gap