Tener sexo es una de las mejores cosas que hay en esta vida, pero ponerse de acuerdo en qué postura es mejor para llegar al orgasmo, no lo es tanto. Tenemos diferentes anatomías y gustos, y lo que es agradable para tu parejano significa que lo sea para ti, y viceversa. De todas formas, hay ciertas posiciones con las que acertarás seguro, y harás que ella alcance el clímax en un 100% de los casos.

Conseguirlo es bastante difícil, pero si le pones ganas y empeño, estamos seguros de que disfrutarás y harás sentir a tu pareja que está en el séptimo cielo. Como pensamos mucho en ti y en tu salud sexual y sentimental, te mostramos cuáles son las mejores posiciones para que estés seguro de que lo vas a lograr.

El clavo

Puede parecer contradictorio, pero en lugar de extender más las piernas para tener una sensación mayor, deslízalas hacia abajo entre las suyas y aprieta las rodillas con fuerza. Se nota más dentro, sentirás más presión en tu miembro, lo que hará que disfrutes más y, si echas un poco hacia atrás tu trasero, puedes frotar contra la parte superior de su pubis de una manera increíble.

Así se hace.
Así se hace

Es muy buena porque se estimula el clítoris con el roce de la pelvis de él, por lo que no hace falta hacerlo de forma manual. Aunque aquí el hombre apenas puede introducir el pene unos 2,5 centímetros, el placer que experimentarán ambos será muy satisfactorio.

Misionero clitoriano

​El clásico misionero, pero reinventado con la estimulación del clítoris. Ella se tumba boca arriba, y él se sitúa encima. Mientras la penetra, ella puede estimularse el clítoris y controlar asimismo el ritmo de la penetración con su movimiento de caderas. No falla.

Así se practica.
Así se practica

La excavadora

Es una variante de la cuchararita cóncava, pero a lo grande, ya que es necesario pasar mucho tiempo escarbando. Para aquellos que gozan del sexo acompañado de la desinhibición que acompaña al sueño, la excavadora posibilitará ocho horas de actividad y descanso discontinuos en un largo estado de duermevela.

Golpes lentos o un par de perezosos empujes en un desvelo os permitirán llegar a primera hora de la mañana con muchas ganas de una buena perforación. Tras tantas horas excavando, la última sacudida hará, seguro, que saquéis lo mejor de vosotros.

Disfruta al máximo.
Disfruta al máximo

La generosa

Esto solo es para los más atrevidos. Esta permite una profundidad absoluta y además la estimulación total del clítoris, por lo que es una victoria absoluta para ambas partes.

Pon atención a cómo se hace. (iStock)
Pon atención a cómo se hace

Ella se debe tumbar boca arriba (que suba sus exptremidades inferiores para recibir tus embestidas y que empuje hacia ti) y tú te arrodillarás mientras le coges sus piernas, que ella apoyará sobre tus hombros. Consejo de experto: añadir una almohada debajo de la espalda de ella para que haya más amortiguación y, por tanto, más placer. Prueba una serie de empujes cortos y poco profundos y luego una zambullida profunda y completa.

/psg