La mediática familia del presidente de EEUU, Donald Trump, parece estar dividida sobre la aceptación de su derrota, según indicó la prensa estadounidense, que ubica a su esposa, Melania Trump, y a su yerno y asesor, Jared Kushner, entre los que piden que claudique, mientras sus hijos mayores, Donald Jr. y Eric, se oponen a admitir un triunfo de Joe Biden.

Las versiones de la prensa han sido rechazadas por Jason Miller, asesor de la campaña de Trump, pero no sería la primera vez que desmienten reportes que terminan reflejando la realidad. Por su parte, el mandatario optó por refugiarse el fin de semana en uno de sus clubes de golf, mientras las posiciones entre sus aliados son contrapuestas, indicaron la cadena CNN y el portal Politico, que citan a personas conocedoras de las conversaciones.

Kushner, esposo de la hija y también asesora del gobernante, Ivanka Trump, se habría acercado al mandatario para pedir que acepte la victoria del demócrata, indicaron ambos medios. La agencia AP también señaló que Kushner ha expresado a varias personas que le ha recomendado admitir los resultados.

Jared Kushner ha sido uno de los asesores más cercanos al presidente (Reuters)Jared Kushner ha sido uno de los asesores más cercanos al presidente (Reuters)

Miller rechazó en Twitter la versión de CNN e indicó que Kushner ha aconsejado a Trump que persiga “todos los recursos legales disponibles para garantizar la precisión” de las elecciones.

También negó horas después en la misma red social otra afirmación según la cual él, Kushner y el abogado de Trump Rudy Giuliani se inclinarían por que el mandatario realice actos para presionar por un recuento de los votos, mientras el republicano David Bossie y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, apoyarían una concesión de la derrota.

Ambos medios apuntan que la primera dama ha aconsejado en privado al gobernante que acepte los resultados.

Sin embargo, la esposa de Trump publicó este domingo un mensaje en Twitter en el que pedía que se cuente cada “voto legal”, un pedido alineado con la retórica del mandatario, en un esfuerzo por enviar una voz unificada. “El pueblo estadounidense merece elecciones justas. Cada voto legal -no ilegal- debe ser contado. Debemos proteger nuestra democracia con total transparencia”, escribió.

Melania Trump salió al frente de las versiones con un mensaje alineado con los reclamos del presidente (Reuters)Melania Trump salió al frente de las versiones con un mensaje alineado con los reclamos del presidente (Reuters)

En Fox News, donde los presentadores en horario de máxima audiencia ejercen una enorme influencia sobre Trump, Laura Ingraham dio voz a la creencia del presidente de que los comicios fueron injustos, aunque también le pidió que piense en su legado -y en mantener su influencia sobre nombramientos futuros del Partido Republicano- y abandone el cargo con dignidad.

Las versiones coinciden igualmente en que Donald Jr. y Eric Trump se mantienen firmes y han presionado a republicanos y simpatizantes del gobernante a que rechacen las proyecciones de resultados dadas a conocer por los medios. También lo han hecho a través de Twitter, logrando que funcionarios y congresistas republicanos se manifiesten a favor de su padre. El primogénito se enfocó en los voceados a ser candidatos en 2024, mientras que su hermano menor opina que la elección les fue “robada”.

Donald y Eric Trump, la línea férrea que no admitiría una derrota (Reuters)Donald y Eric Trump, la línea férrea que no admitiría una derrota (Reuters)

Según CNN, También están a favor de mantener la pelea Rudy Giuliani, abogado personal de Trump y una de las personas de su mayor confianza, y asesores como Corey Lewandowski y David Bossie. Incluso, lo estarían animando a que continúe realizando mítines con sus fieles seguidores para mantener vivo al movimiento e insistir con los reclamos para el recuento de votos.

Politico reveló que en momentos en que muchos aliados se enfrentan a la posibilidad de una derrota, los empleados de la campaña de Trump encontraron este domingo en las paredes de la sede política copias impresas de los tuits del gobernante y una portada manipulada de un periódico que los animaba a seguir luchando, una idea que provino de los altos mandos.

La tapa apócrifo del periódico mostraba una supuesta declaración de Al Gore como ganador en el 2000, en una crítica a que sean los medios quienes proclamen al vencedor. Pero ese titular nunca existió.