El Presidente Sebastián Piñera llegó la mañana de este martes a la ciudad de Antofagasta donde se refirió al contundente fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que por 12 votos contra tres, dictaminó que Chile no tiene obligación jurídica de negociar una salida soberana al mar para Bolivia.

El Mandatario viajó a Antofagasta el sábado pasado donde señaló que “Antofagasta ha sido, es y va a seguir siendo siempre chilena”, afirmación que repitió al término del acto en esta ciudad. En esta oportunidad arribó respondiendo a una invitación de las autoridades locales.

“Estamos contentos, estamos muy contentos y por muy buenas razones”, partió diciendo el Mandatario en una ceremonia en el muelle histórico de la ciudad, donde participaron pescadores y flameaban las banderas.

Piñera remarcó que el triunfo en La Haya “le pertenece a cada uno de los chilenos”, “porque después de cinco años de litigio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, esa Corte, por una inmensa mayoría, y en forma muy clara y categórica, nos dio la razón a las tesis, argumentos y fundamentos que durante cinco años” se presentaron.

El Presidente manifestó que “quiero reconocer, valorar y agradecer muy sentidamente el apoyo, la unidad, el compromiso que demostramos todos los chilenos a lo largo de estos cinco años”.

“Quiero también reconocer, valorar y agradecer la contribución permanente que los ex Presidentes de la República siempre estuvieron dispuestos a entregar, su consejo, experiencia, su ayuda. Y por supuesto reconocer, valorar y agradecer a la Cancillería y al equipo jurídico que hizo la defensa tan magnífica, tan clara, tan elocuente de los argumentos y fundamentos chilenos, y, en consecuencia,  de nuestra soberanía”, recalcó.

El Jefe de Estado sostuvo que “cada vez que los chilenos nos hemos dividido y nos hemos enfrentando unos a otros, como si fuéramos verdaderos enemigos, Chile ha cosechado sus más amargas derrotas. Pero cada vez que los chilenos nos hemos unido, en causas grandes y nobles, como por ejemplo defender nuestra soberanía, hemos conquistado nuestros más hermosos triunfos”, destacó.

“CAUSA JUSTA Y NOBLE”

Durante los cinco años de litigio –agregó- ante la CIJ “hemos luchado por una causa justa y noble”. “Hemos defendido como lo hace todo país que tiene dignidad nuestro territorio, nuestro mar, nuestra integridad territorial y, por supuesto, nuestra soberanía. Y lo hemos hecho porque creemos que es, fue y seguirá siendo siempre una causa noble y una causa justa por la cual vale la pena luchar”.

Con esta actitud “no solamente hemos honrado la memoria de aquellos que en el siglo XIX perdieron sus vidas defendiendo a nuestro país, de todos aquellos chilenos que a lo largo de la historia y siempre han llevado la patria muy profunda en su corazón”, expresó.

Recordó que cuando se presentó la demanda (en 2013) se comprometió “solemnemente ante mis compatriotas  de que íbamos a defender a nuestro país con toda la fuerza de la historia, la fuerza del derecho, la fuerza de la justicia, porque estábamos convencidos, desde el primer día,  que la causa de Chile era una causa noble y justa”.

RECONOCIMIENTO A BACHELET

El Presidente reconoció en la ocasión el aporte realizado en el proceso por la Presidenta Bachelet. “También tuvo una actitud firme y clara en defensa de los intereses de nuestro país”, manifestó.

Reconoció también “el compromiso, la colaboración, el consejo sabio y bien intencionado” de los expresidentes Aylwin, Frei Ruiz-Tagle y Lagos a quienes hoy día una vez más agradezco”.

El Mandatario remarcó que “Chile ha sido siempre un país amante de la paz”. El derecho internacional lo cumple “y también hace cumplir los tratados que libre y soberamente designan los gobiernos como fue el Tratado de 1904”, subrayó.

Puso de relieve que con Bolivia “tenemos muchos temas, muchos desafíos que enfrentar juntos y unidos hacia el futuro, como, por ejemplo, una mayor y mejor integración cultural, social, económica, hídrica, energética, turística, porque Chile y Bolivia vamos a ser siempre países vecinos”.

“En la medida que Bolivia respete los tratados que libre y soberanamente firmamos, en la medida que Bolivia reconozca y acate el fallo de la Corte Internacional de Justicia, en la medida que Bolivia no persevere en esta infundada pretensión de mar, territorio y soberanía chilena nuestro país siempre va a tener las puertas abiertas a un diálogo constructivo, de buena fe, para enfrentar esos problemas y esas oportunidades”, indicó.

Y agregó que “si Bolivia insiste en un camino equivocado, como el que yo creo ha seguido en los últimos años, sin duda el diálogo se hace difícil, sino imposible”.