“Con mi última porción de energía después de una semana larga quería decirles ‘bienvenidos a la Argentina'”, comenzó Macri, leyendo su discurso en telepronter. Después agregó que “Argentina está transitando una transformación importante, decidimos ver los problemas y enfrentarlos para resolverlos en vez de esconderlos” y destacó “el apoyo de la comunidad internacional refuerza nuestra convicción de que el camino que elegimos es el correcto”.

Las empresas son importantes en el proceso de diálogo y de construcción de consenso“, dijo el presidente. “Para enfrentar nuestro desafío común, todos debemos hacer nuestra parte. Las soluciones globales requieren el compromiso y la acción no solo de los gobiernos, sino también de todos los sectores de la sociedad, incluida la comunidad empresarial”, remarcó en el centro de convenciones La Rural, sede de la segunda jornada del encuentro.

A Macri lo rodeaban los más importantes empresarios de la Argentina, desde el líder de Techint, Paolo Rocca, hasta Luis Pagani, de Arcor, pasando por Martín Migoya (Globant), Marcos Galperin (Mercado Libre) y Eduardo Elztain (IRSA), Miguel Gutiérrez (YPF) y la representantes por las PyMes Inés Berton, dueña de Tealosophy. Fueron las caras elegidas por el B20 –Task Force Chairs– para mostrar el fuerte compromiso del empresariado argentino con el evento encuadrado en el G20, el foro de los países desarrollados y emergentes que por primera vez sesionará en Sudámerica.

Los empresarios fueron acompañados por el Co-Chair Group, los titulares de las principales instituciones empresariales del país, Javier Bolzico (ADEBA), Adelmo Gabbi (BCBA), Jorge Di Fiori (CACS), Gustavo Weiss (CAMARCO), Daniel Peregrina (SRA) y Miguel Acevedo (UIA).

Minutos después, Daniel Funes de Rioja, el chair del B20 de este año, le entregó al Presidente un documento con las recomendaciones del grupo de empresarios a los líderes globales del G20.  “Queremos que la declaración de los líderes refleje algunas de nuestras recomendaciones. Estas son el resultado de nuestra convicción, nuestro compromiso y nuestra responsabilidad como comunidad empresarial”, dijo el vice de la UIA.

Terminada la foto, Macri dejó el recinto y buena parte de los hombres y mujeres de la Argentina y el mundo que asistieron al cierre del B20 compartieron un asado argentino que se sirvió en la Rural, también promocionada por los parlantes como Argentine Style Barbecue.

Macri y Funes de Rioja, con el communiqué con las recomendaciones (Nicolás Stulberg)

Macri y Funes de Rioja, con el communiqué con las recomendaciones (Nicolás Stulberg)

Otras frases de Macri

– “Desde el comienzo de mi gobierno quedaba claro que para construir un futuro necesitábamos estar más involucrado con el mundo

– “Decidimos liderar el G20 con el espíritu de un mediador de buena fe. Nuestro mayor desafío es encontrar un terreno común para avanzar juntos”

– “Hoy, a menos de dos meses de la Cumbre de Líderes en Buenos Aires, la primera en Sudamérica, tenemos muchas razones para ser optimistas. El compromiso colectivo está prevaleciendo y, con el apoyo de nuestros socios, esperamos lograr resultados concretos”

– “Dentro de tres años, si no antes, Argentina será un exportador neto de gas

– “Soluciones globales requieren compromiso y acción no sólo del gobierno sino de todos los sectores de la sociedad”

– “Soy afortunado cada semana porque viajo por el país y soy testigo del espíritu emprendedor, el talento, y la voluntad de progresar de la gente”

Debate global

El discurso del presidente fue el cierre oficial de la sesión que duró todo el viernes, la cual giró en torno a paneles dedicados a las temáticas que se trabajaron a lo largo del año por las diferentes task forces del B20.

El primer debate de la jornada fue sobre sustentabilidad en la industria alimenticia, transparencia corporativa y gubernamental, y educación. “La gran deuda argentina es contar con pautas de cumplimiento para las empresas”, señaló Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción durante el primer panel del día, sobre Transparencia.

En la segunda tanda de paneles, donde se compartieron los consensos en materia de infraestructura y energías renovables, el foco estuvo en una estandarización del sistema global para poder incentivar el flujo de inversiones privadas al sector de infraestructura.

“Para que el marco general funcione, las PPP y el financiamiento tienen que estar ahí, pero tiene que haber un consenso de que hacer diez puentes iguales es menos costoso que hacer un puente único e irrepetible. Eso es una señal de un sistema mejor orquestado”, explicó Sven Smit, socio de la consultora internacional McKinsey.

Se enfatizó a favor del multilateralismo y se pidió una mayor libertad para el comercio internacional. “Todo el trabajo del B20 y G20 no funciona a menos que tengamos un sistema de comercio que sea libre y justo sin barreras”, dijo Laxman Narasimhan, CEO para Latinoamérica de Pepsico.

Los pasillos también estuvieron llenos de comentarios. Las charlas más candentes de los hombres de negocios locales pasaron, entre coffe breaks e incluso en el asado del final, por la situación económica argentina y el gran interrogante fue cuándo será el piso de la recesión.

/gap