Estamos esperanzados en que se producirían cambios al sistema previsional vigente en nuestro país, sin embargo, han pasado los meses y el proyecto de reforma, aún está pendiente y ello tiene muchos motivos, que lo han señalado, tanto el gobierno como el Ministro de Hacienda. Uno de ellos es que no se cuenta con los recursos esperados, entre otros factores, y ello se traducirá en que al parecer se debe implementar algunos cambios necesarios e inevitables.

También hay que considerar, que cuando se presenta un proyecto que está en estudio para mejorar las pensiones, éste no será un tema fácil ni menos consensuado, porque, siempre he insistido en aquello, que la discusión del mismo es rechazar las ideas expuestas por el gobierno de turno y no pensar en el beneficio de los futuros pensionados.

Es de conocimiento público, que una reforma al sistema de pensiones, requiere un consenso que no existe, y también los recursos necesarios para aumentar el pilar solidario, por ende, beneficiar y subir las pensiones de las personas más vulnerables, como son los pensionados que tienen más de 65 años, que nunca han cotizado o si lo han hecho, reciben pensiones paupérrimas.

Las lagunas previsionales de antaño, hoy se llaman “períodos sin cotizaciones” son un factor preponderante a considerar, cuando se señalan cuales son los motivos por los cuales se llega a obtener una pensión tan baja. Por otra parte, el 10% de descuento para el ahorro en la cuenta individual de cada trabajador afiliado a una AFP, que siempre ha sido de costo del cotizante, es insuficiente y después de 37 años de este sistema, nunca se había considerado un análisis de haberlo aumentado, cabe señalar que los países OCDE, éste es de al menos un 19%.

Actualmente, existe un gran número de personas que no cotizan, (más de 3.000.000 millones de personas) y ello repercutirá cuando la vejez se haga presente y el estado no pueda asegurarles un ingreso permanente ni sustentable en el tiempo. Mientras se siga postergando la obligatoriedad de cotizar a los independientes, se seguirán produciendo deterioro de las pensiones y de la calidad de vida de los ciudadanos.

Detenerse en que entidad administrará ese 4% sugerido, no es relevante si queremos mejorar las pensiones, lo importante es que ese porcentaje, que en general, no resuelve el grave problema previsional, se materialice y produzca algún efecto a pesar de la gradualidad necesaria. Las intenciones serán muy buenas, pero sin los recursos económicos, no sacamos nada con dilatar año a año, de gobierno en gobierno, el mejorar las pensiones porque no es un tema fácil, porque no sólo está en juego el futuro de nuestros jóvenes de hoy, sino de las futuras generaciones del mañana.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com