El cobre volvió a caer este jueves, y esta vez la presión vino de la mano con las preocupaciones por las perspectivas de demanda de China, principal consumidor de metales, producto del avance de la variante Delta de covid-19 en ese país.

De esta forma, el principal producto de exportación chilena registra cinco jornadas consecutivas a la baja.

El commodity culminó su sesión en la Bolsa de Metales de Londres con un retroceso de 0,78%, y se transó en US$4,27692 la libra contado `grado A`, que se compara con los US$4,31049 del miércoles y los US$4,34700 del martes.

Con ello, el promedio del mes se ubicó en US$4,33776 y el anual en US$4,15249.

“Tenemos fuerzas que empujan en direcciones opuestas”, explicó a Reuters Ole Hansen, analista de Saxo Bank.

Y agregó que “la narrativa alcista a largo plazo no ha cambiado mucho (…), pero el mercado está un poco preocupado por una eventual desaceleración de China”.

El cobre, que se utiliza en la energía y la construcción, debería tener una demanda cada vez mayor, según los analistas, con una oferta más ajustada, a medida que el mundo cambia desde el consumo de los combustibles fósiles hacia la electrificación.

Con todo, nuevos brotes asociados a la variante Delta, que es altamente transmisible, en algunas de las principales economías, incluida China y la economía más grande del mundo, Estados Unidos, han reactivado los temores de una demanda más débil de metales.

No obstante, Reuters consignó que un funcionario de salud de China dijo que espera que el actual brote de coronavirus en el país esté controlado en su mayor parte dentro de unas semanas.

/psg