Ha levantado olas de indignación por sus comentarios racistas y homofóbicos. Pese a ello, muchos en Brasil ven a Jair Bolsonaro como el hombre que puede acabar con la inseguridad que golpea al país.

Cuando oficializó su postulación presidencial, el pasado mes de julio, Bolsonaro, de 63 años, prometió “rescatar Brasil”, pero el candidato de la derecha brasileña genera inquietud entre sus detractores, que protagonizaron masivas movilizaciones en su contra.

A principios de septiembre fue apuñalado durante un acto de campaña en el estado de Minas Gerais (sureste del país). El detenido, Adelio Bispo de Oliveira, quien se declaró culpable del ataque, dijo que actuó “por orden de Dios”. Oliveira estaba afiliado a un partido de izquierda, PSOL, sin embargo, la policía informó que sus motivos eran personales.

Pese a que el incidente le impidió hacer campaña, Bolsonaro subió en las encuestas y este domingo se impuso con amplia ventaja en la primera ronda de las elecciones de este 7 de octubre, por delante de Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

El ultraderechista obtuvo más de 18 millones de votos de ventaja sobre el izquierdista.

Resultados electorales

Sus controversiales posturas sobre temas sociales y políticos le han ganado el apoyo de millones de brasileños, pero también le han generado una imagen muy negativa entre otros sectores de la población.

Jair Bolsonaro.Derechos de autor de la imagenREUTERS

Image captionBolsonaro afirma no tener ambiciones de poder sino la “misión de rescatar Brasil”.

Sus detractores señalan que, más allá de sus posturas extremas, tiene un pobre historial en una larga carrera en el Congreso de Brasil, donde -afirman- no ocupó cargos de gran responsabilidad ni logró el impulso y la aprobación de ninguna ley relevante.

Según los analistas, sus altos niveles de rechazo pueden resultar decisivos en una segunda vuelta electoral aunque, en medio de la dura polarización que vive Brasil, la misma circunstancia se produce con su rival Haddad.

/gap