Jornada redonda para la Universidad de Concepción. A pesar de las bajas de Alejandro Camargo y Sergio Vittor, los amarillos mostraron un fútbol macizo y no tuvieron grandes problemas para vencer a un desordenado elenco de Deportes Iquique, por tres goles a cero.

Pero sin duda lo más importante, tras vencer a los nortinos, es que el elenco de Francisco Bozán superó a Deportes Antofagasta en la tabla, quedando segundo y a solo dos unidades del puntero, Universidad Católica. Y para que el asunto se torne más interesante, los Cruzados serán el próximo rival del Campanil, en Santiago, en lo que promete ser una final anticipada del Campeonato Nacional.

El partido comenzó un poco lento, pero siempre la UdeC fue la que propuso. La apertura de cuenta la hizo Jonathan Benítez a los 13′ minutos, tras una buena jugada personal. El resto del primer tiempo, tuvo pocas llegadas de peligro. Una de ellas fue por parte de Iquique, tras un tiro en el vertical de Pernía, que el Tigre Muñoz salvó brillantemente.

En la segunda fracción, la Universidad de Concepción entró con todo y sin contemplaciones. A los 64′ Fernando Manriquez de penal, fusiló al portero Rodrigo Naranjo y convirtió el dos a cero parcial. Y finalmente a los 77, Luis Riveros aprovechó las licencias defensivas y puso el tres a cero definitivo.

Alegría en las casi tres mil personas que llegaron este lunes al Ester Roa Rebolledo, que vieron al Campanil erigirse como un serio candidato a su primer título en Primera División y que la próxima fecha ante la UC, programada para el 20 de octubre, puede ser fundamental.

U. de Concepción-Iquique