En agosto del 2016, hace dos años, Gustavo Lanaro, con pasos por Unión San Felipe y Coquimbo Unido se incorporaba a Deportes Valdivia. Un centrodelantero potente con gran envergadura física y juego aéreo. Su metro 86 de altura lo posiciona como uno de los más espigados del plantel y un hombre que buscaba el técnico albirrojo. Gustavo, además de tener vinculos familiares con nuestro país, su hermano mellizo es jugador de Universidad Católica.

El domingo pasado, a poco de arrancar el complemento del partido Valdivia – Rangers  Gustavo Lanaro (46′) logró igualar el marcador, pero el mismo ariete vio la roja en en los 61′ por una dura infracción sobre Alejandro Delfino.

Lo curioso es que el día anterior, jugando en Talcahuano, su hermano Germán también fue expulsado, a los 72, en el encuentro que Universidad Católica perdió con Huachipato por 0-3.

Como para postularlo para un Récord Guiness del fútbol