Han sido los últimos en llegar al mercado, pero eran los más esperados para muchos usuarios. Los iPhone 12 y iPhone 12 Pro Max son dos terminales iguales por dentro, pero muy diferentes por fuera en cuanto a su tamaño, peso y dimensiones. Ahora, ambos terminales han pasado por una dura prueba de resistencia, para ver si están a la altura de lo que promete Apple.

Aunque estamos ante dos iPhone 12, el objetivo de cada uno es un público diferente. El iPhone 12 Mini ofrece un tamaño mucho más compacto, que hace las delicias de los que quieren agarrar el móvil con una mano sin problema, y que posiblemente han tenido iPhone desde sus inicios. El iPhone 12 Pro Max por su parte, llega hasta las 6.7 pulgadas, superando las 6.5 pulgadas del iPhone 11 Pro del año pasado.

Tortura en el iPhone 12 Mini y iPhone 12 Pro Max

Como suele ser habitual, el canal JerryRigEverything ha realizado una dura prueba de resistencia en ambos terminales. Esta vez se ha realizado una prueba conjunta, ya que el test es siempre el mismo. Hay que recordar que pretende ser una demostración extrema y que el día a día de un usuario con estos terminales no les debería someter a tal maltrato. Sin embargo siempre es una buena referencia para saber hasta donde puede llegar su resistencia, cuando es tratado tan mal.

Como suele ser habitual, la prueba de los rayones en pantalla con el punzón, reseña daños visibles en el nivel 6, con más incidencia en el nivel siete. Si tenemos en cuenta el nivel de los surcos en ambos terminales, podemos decir que han aguantado mejor que el iPhone 11. Hay que recordar que este test no prueba las caídas, que es donde algunos usuarios notaron que el iPhone 12 no estaba a la altura en algunos casos.

Pasan el test con nota

Como suele ser habitual, los iPhone 12 Mini y iPhone 12 Por Max también ha sido sometidos a la prueba de la llamada en la pantalla. Tras varias segundos con un mechero quemando el panel XDR OLED de ambos terminales, ambos consiguen salir indemnes. No obstante, la verdadera prueba de fuego es la que somete el chasis de los dispositivos a la máxima presión de doblado, donde algunos terminales han llegado a partirse. En este caso, los iPhone 12 Mini y 12 Pro Max demuestran una sólida construcción. La diferencia es notable con modelos muy anteriores como el iPhone 7, que era doblado con mucha facilidad.

/psg