Analistas de la calificadora de riesgo Fitch Ratings aseguraron que, en medio de la actual crisis, las empresas de consumo y comercio minorista se llevarían la peor parte y tendrán un “escenario inestable”.

En un evento en el Sheraton, los analistas de la agencia afirmaron que en los últimos cuatro meses las empresas argentinas “tuvieron que adaptarse muy rápido a una volatilidad muy alta” y entre sus problemas estuvieron la necesidad de adquirir “deuda para financiar sus planes de inversión”. Además, enfrentan un escenario en que la demanda continuará bajando y los niveles de liquidez seguirán débiles.

“No hay un problema de financiación, el sector financiero no presenta problemas y está sano, pero observamos una suba en la mora por la recesión. Los próximos ocho meses van a ser muy duros”, señalaron sobre las compañías locales.

A nivel general, sobre el acuerdo con el FMI afirmaron que “será de gran ayuda y le dará estabilidad política al país” y además destacaron que “no hay posibilidad de default este año ni el entrante”.

Sin embargo, sostuvieron que el Gobierno tiene un “duro camino por delante” para implementar los recortes fiscales acordados con el Fondo y la reducción de los subsidios a los servicios públicos.

“Los dos temas contingentes al financiamiento del FMI para cubrir el déficit serán eliminar los subsidios y reducir el gasto en infraestructura. Es un medicamento fuerte”, afirmó Daniel Kastholm, director de Finanzas Corporativas de la calificadora.

“La histórica intervención del Gobierno creó desequilibrios del mercado y escasez del lado de la oferta por la falta de inversiones porque, por ejemplo, (las empresas) no podían cubrir sus costos de invertir en exploración y producción en el sector energético”, concluyó.

/psg