“Cuando uno la escucha levantar la voz hoy día es solamente sobre ese alumno que es expulsado por poner la molotov. Me hubiera gustado también, y lo digo con total responsabilidad como ministra de Educación, que hubiera levantado la voz por todos esos niños que hoy están sin poder educarse”.

Con esas palabras la ministra de Educación, Marcela Cubillos, se refirió a las críticas que realizó la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, al proyecto de Aula Segura, que busca reducir de 25 a cinco días el plazo para expulsar a los estudiante acusados de delitos con violencia en sus establecimientos. Proyecto que fue calificado como “innecesario” por parte de la abogada.

En este contexto, el integrante de la comisión de Derechos Humanos y uno de los senadores que respaldó a Muñoz en su nominación, que más tarde fue respaldada por toda la Sala, Felipe Kast (Evópoli), afirma que es importante que “ella vaya aunando voluntades de distintos actores”.

-Ayer la ministra de Educación dijo “hasta este minuto nunca la he escuchado defender los derechos a la educación y a la seguridad de los niños que han enfrentado la violencia este año”. ¿Considera que la Defensora de la Niñez se está haciendo cargo de todos los jóvenes y niños?

-La Defensoría de la Niñez todavía es una institución muy joven, acaba de inaugurarse, estaba de alguna manera instalándose. Esperaría que su mayor foco estuviese en la realidad de los niños del Sename, que estuviese en apoyar esta tremenda transformación que está haciendo el gobierno en materia de infancia. Creo que ahí hay una tremenda labor pendiente. De hecho, me reuní la semana pasada con ella en La Araucanía. Me parece difícil que la defensora de la infancia pueda tener capacidad de abarcar todos los temas, llámese salud, vivienda, educación. Esperaría que por un tema de prioridades comience con el tema de los niños que han sido abusados en sus derechos humanos al interior del Sename. Obviamente eso no quita que pueda opinar, que pueda ser más global sobre otros temas.

-La Defensora de la Niñez ha tenido palabras en Twitter para el ex ministro Mauricio Rojas; también se enfrentó con la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown y el ex ministro Gerardo Varela, por la infraestructura de los colegios y los bingos. ¿Debería mantenerse al margen de estas críticas políticas?

-Chile es un país con libertad de expresión y ella puede hacer lo que sea conveniente con sus redes. Lo que sí creo es que es muy importante que ella vaya aunando voluntades de distintos actores en estas materias y que por supuesto siempre tengamos respeto por quienes piensen en forma distinta.

-¿No se está perdiendo el foco en lo que se pensó originalmente sobre la Defensoría de la Niñez en sus opiniones políticas?

-Claramente todavía la defensora de la infancia está en rodaje, y espero que efectivamente el foco de la defensora de la infancia sea Sename, la vulneración de los derechos de nuestros niños que es probablemente la herida social que tenemos y el gobierno está haciendo las mayores transformaciones. Ahí es donde uno esperaría una voz en forma consistente. Por ejemplo, cuando se refirió en forma personal al tema del aborto me parece que ella debiera entender que es legítimo que uno tenga distinta mirada y no desde ese cargo imponer una sola mirada. En lo personal estoy en contra del aborto y me parece que no corresponde que desde ese cargo se dé una visión tajante en esa materia.

/Entrevista de Javiera Barrueto para El Líbero