Esta semana, la Contraloría confirmó la sanción en contra de la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga (foto), por la utilización de un vehículo municipal para la grabación de su popular Kiki Challenge.

El ente fiscalizador informó que la edil deberá pagar una multa correspondiente al 10% de su sueldo -tiene una remuneración bruta de 5.398.016 pesos- junto con una anotación de demérito en el calificación de dos puntos.

De manera sorpresiva e impensada, quien salió a defender a Barriga fue nada más y nada menos que la diputada del Frente Amplio, Pamela Jiles.

“Creo que cuando una mujer se destaca en política ocurre un acuerdo patriarcal inmediato para cerrarle el paso. Me ha ocurrido a mí y creo que es lo que ocurre con Cathy”, aseveró la parlamentaria.

En esa misma línea, se preguntó si “Contraloría no tiene asuntos más relevantes que el Kiki Challenge cuando en Chile nos están robando a manos llenas, está el fraude en Carabineros, los chilenos podemos perder el litio, hay niños intoxicados en Quintero y muriendo en el Sename, irregularidades atroces y todos ocupados de sancionar a la alcaldesa”.

“Por un baile de 23 segundos, ¿no será mucho el escándalo?”, cerró, según lo publicado por La Segunda.