Las copias juramentadas de las declaraciones patrimoniales del ex presidente RafaelCorrea, sus movimientos migratorios desde el 2009 hasta 2017, los vaivenes de sus cuentas bancarias, transacciones económicas, incluidos ingresos, egresos, salidas de divisas, bienes, entre cientos de documentos son parte del análisis de un auditor contratado por la Fiscalía de Ecuador.

El análisis forma parte de la investigación previa que se realiza por supuestas irregularidades en la venta de petróleo a China durante el gobierno del ex mandatario.

En ese caso, calificado por su denunciante, el activista e investigador Fernando Villavicencio, como “el más grade atraco de la historia del país“, no solo Correa está bajo la lupa, sino decenas de ex altos funcionarios de su gobierno, entre ellos su entonces vicepresidente Jorge Glas (ahora en la cárcel ligado a la corrupción de Odebrecht), el ex Contralor Carlos Pólit (prófugo de la justicia), el ex gerente de Petroecuador (en la cárcel por corrupción en la estatal petrolera); el ex ministro de Hidrocarburos, Pedro Merizalde,el ex ministro de sectores estratégicos, Rafael Poveda, el ex gerente de Comercio Internacional de PetroecuadorNielsen Arias, los ex ministros de Finanzas, Patricio Rivera y Fausto Herrera (ahora asesores del dictador Nicolás Maduro).

La lista es larga como larga es la lista de impulsos fiscales, peticiones y pedidos de todo tipo de parte de la Fiscalía: al menos una docena de asistencias penales internacionales, pericias de audio y video; informes de empresas internacionales como Artur D. LittleHogan Lovells USLLP y Goldman Sachs que a su tiempo entregaron a la estatal petrolera, incluso informes de riesgos tributarios de las personas analizadas solicitados al Servicio de Rentas Internas del país andino.