El decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y ex presidente del Banco Central, José de Gregorio, se refirió al proyecto presentado por el Gobierno que busca permitir un segundo retiro del 10% pero con diferencias respecto al que avanza en el Congreso.

Así, el economista expresó que la iniciativa del Ejecutivo para “enrielar” la medida le parece “bien”: “O sea, uno antes de criticar o de decir cómo podría haber sido mejor, tengo que decir que me parece bien que el Gobierno haya dicho ‘mire, tenemos que poner una alternativa’. Aquí hay una aprobación masiva desde el mundo político e incluso desde el mundo político partidario del Gobierno, porque es una medida tremendamente popular”.

Ante eso, a ojos de De Gregorio, el Ejecutivo decidió hacer un proyecto alternativo “que sea más razonable, que ayude a las familias, pero que a su vez proteja las pensiones”. Es que, “lo central del problema que tenemos hoy día es que tenemos pensiones bajas y a medida que se va retirando, son pensiones más bajas al futuro, pero la gente tiene necesidades”.

De todas formas, el economista recalcó que “desde el punto de vista de política pública este segundo retiro es mucho menos justificado, ese es el dilema político que va a tener el Gobierno (…) es necesario un acuerdo político que ojalá incluya también una reforma de pensiones que es el problema social más complejo que tenemos en Chile”.

En cuanto al segundo proyecto de retiro de los parlamentarios, el cual no considera, por ejemplo, impuestos a las personas de altas rentas que quieran sacar otro 10%, el ex líder del Central lo calificó como “populismo”. “En una palabra yo diría ‘liviandad’. O sea, a mí me llama la atención, yo estuve leyendo justificaciones de algunos parlamentarios supuestamente progresistas y preocupados de la distribución de ingresos para no cobrar impuestos y dicen que no van a cobrar porque eso se solucionará con impuestos a los súper ricos”.

“Aquí hay una dicotomía, donde todos podemos gastar todo y todo lo vamos a hacer con impuesto a los súper ricos, donde sabemos que a lo sumo en algunos países se recauda un 1% del PIB, es muy poquito. Y dicen que las altas rentas van a estar exentas de esto y que lo vamos a sacar como de un bolsillo fantasma. Realmente me impresiona la liviandad, la falta de seriedad y de compromiso con una sociedad más igualitaria de parlamentarios que se dicen ser progresistas. Es lamentable, no hay ningún argumento que haya escuchado hasta ahora que al menos tenga algo de razonabilidad. No hay”, enfatizó.

Ante un escenario que tildó de “preocupante” y de “políticamente bastante deteriorado”, el economista agregó: “Es preocupante el estado actual de la política, con un Congreso con bastante liviandad legislativa y mucha iniciativa, y un Gobierno que está llegando siempre atrasado. Hay falta de liderazgo, tenemos un país bastante complicado en su capacidad de abordar buenas políticas”.

“Estamos viviendo un momento muy complicado y con un Gobierno sin liderazgo, y bueno es lo que hay, así es la democracia y de repente nos enfrentamos a esta situación y llegamos tarde. Si el problema es no anticipar y no hacer cosas que aunque no me gustan es mejor que el escenario de no hacer nada”, expresó agregando que algunos de los temas que ahora está proponiendo La Moneda él mismo los dijo en mayo, como el del ‘auto-préstamo’ o reintegro obligatorio de los fondos.

“Uno tiene que anticiparse, pero aquí hay un ejemplo de la falta de convicción de avanzar para solucionar problemas”, siguió De Gregorio y criticó ante las medidas que se están discutiendo que “no podemos andar llegando tres, seis meses tarde a las cosas, porque la verdad es que estamos ya viviendo un mejoramiento económico y estamos con ayudas y apoyos como si estuviéramos en cuarentena. Estamos a destiempo”.

/psg